miércoles, 28 de febrero de 2007

La busqueda del móvil: 2º parte

Como no podía esperar sin más a que me dieran noticias de mi móvil, me puse en plan detective privado por mi cuenta.

Me pasé un buen rato por los alrededores del bar, observando y siendo observado por el gato metomentodo con el casi tropiezo la otra noche. Finalmente, me cruce con mi objetivo: ¡la chica de la limpieza!.

Me presenté amablemente, aunque la chica me miró con algo de recelo. Le conté la historia del móvil, y me contestó “que ella no sabía nada, que ya se lo había dicho a su jefa, que ella no se lo había quedado…”. ¿Mi tono sonó acusador, acaso?.

El caso, es que insistí, presioné, ¡la pedí que se esforzara en recordar todo lo que hizo o vio mientras recogía los baños! ¡todo lo que hizo el día anterior!.

Y tal vez por que me quitara de encima, por perderme de vista lo antes posible, recordó algo: recordó haberse chocado con un tipo guapísimo, increíblemente guapo, que miraba algo absorto un móvil que se ajustaba a la descripción del mío.

Me describió la cara de aquel hombre con todo lujo de detalles. Por lo visto, miró a conciencia (en plan babosa diría yo). Un tipo tan guapo como ese no tiene que pasar desapercibido.

Tal vez volvería al bar… tal vez vivía por la zona. Solo tenía que esperar, preguntar, vigilar… “paciencia, Asis, paciencia…”

martes, 27 de febrero de 2007

Un Día Más

Me levanto temprano y desayuno otra vez huele a gato donde estara metido el condenado felino creo que en cuanto tenga tiempo hare una busqueda intensa para encontrar a ese okupa, ya he solucionado lo de la habitación para alquilar al final se la quedo la chica del bar Nerea una chica muy guapa y agradable ayer vino a ver el piso y nos echamos unas risas bueno esperemos que sea facil convivir con ella.

Recuerdo que hoy los de la mudanza traeran sus cosas asi que cojo una copia de la llave y se la llevo al bar en mi caminar me acompaña siempre mi indispensable compañero el Mp3, entro al bar el ambiente es algo distinto por la mañana gente desayunando leyendo el peridodico en vez de gente charlando y bebiendo como por la noche, me acerco a la barra a darle las llaves a Nerea.

- Hola Nerea

- Hola Alex

- Te traigo las llaves para que no tengas problema con la mudanza y puedas entrar al piso

- Gracias Alex, Quieres tomar algo

-No Gracias LLevo prisa, Después igual me paso

salgo de alli y voy hacia la universidad, aunque no empiece le curso hasta septiembre decidi venirme unos meses antes a la ciudad para ir conociendola y conocer gente, entro en el imponente edificio de la universidad y me dirijo a secretaria para formalizar la matricula.
Entonces Recibo la primera en la frente no se si alegrarme o llorar me comenta una de las secretarias que me solicitud no a sido aceptada por que se han acabado las plazas, salgo del edificio y ¿ahora que?.

LLamo a mis padres, seguro que se cabrean por que no he arreglado los papeles antes,
después de que se pasen gritandome media hora es cuando empiezan a reaccionar y oyen lo que llevo diciendoles desde un primer momento que hay que buscar una alternativa intento convencerlos una vez más para que dejen que incremente mi carrera músical pero no entran por el hara asi que busco una segunda opción algo que me guste y los convezca les comento que les parece que estudie sistemas informaticos después de pensarselo un rato me dan su aprovación diciendome que eso si puede ser una opción de futuro y no la música eso me cabrea asi que me despido y les cuelgo.

Rapidamente voy a la facultad de Informatica para informarme que papeles me hacen falta por suerte son los mismos asi que cumplimento de nuevo la matricula realizando los cambios pertinentes y entrego los papeles, se los doy a la secretaria que me comenta que no tendre problema en entrar ya que soy de los primeros en entregar la solicitud, salgo de alli contento y aliviado.

Mientra camino voy pensando que aunque el dinero no sea un gran problema para mi ya que mi abuela al morir me dejo un buen pellizco no estaria de más encontrar un curro o hacer algo para ganar unas pelillas sin recurrir a los ahorros, pero tengo claro que sera dificil encontrar algo que me guste pruebo en distintas tiendas de instrumentos a ver si quieren un dependiente nada no hay resultados buenos si hay uno gastos ya que en una de esas tiendas no puede resistirme a comprarme una preciosa guitarra acustica azulada, Ya se lo que hare buscare un local donde tocar y mientras no lo encuentre tocare en la calle asi practico y saco unas pelillas.

Ahora a por una birra vuelvo al BB saludo a Nerea y le pido una birra asi como me sirve le entrego un anuncio para que coloque en el local donde pone los instrumentos que toco por si a alguien le interesa contratarme, me siento al fondo del bar y disfruto de la cerveza fresquita.

lunes, 26 de febrero de 2007

Perfume de violetas y meado de gato

Estoy en la biblioteca y he aprovechado para meterme en internet, que las jefas están en una reunión en su despacho. Sí...reunión...con pastelitos que les han traído de una compañía de catering. Como tardarán en salir, me aprovecho.

Llevo toda la semana que me pasan unas cosas muy raras. Ona y yo estuvimos hablando en el cuarto de las escobas y me habló de sus sueños.

Llevo oliendo a violetas desde hace tiempo y resulta que ella huele ese perfume siempre que sueña o algo así. Pensé que sería el perfume de Laura Victoria, pero tampoco es suyo ni de Gema. Gema es la mujer que viene a limpiar el bar, es una maníaca de la limpieza. Le da por encerar el suelo cada dos por tres, porque dice que tiene "el brillo matao".

El que casi se mata es un cliente que ha venido por la tarde, que llevaba un móvil en la mano. Se ha resbalado y se ha pegado una leche. Lo peor es que se ha llevado a Gema por delante y se ha pegado un golpe en la nariz. Aún debe de estar viendo las estrellas. Por cierto...qué guapo era, jejeje Cualquier día habrá un accidente por tanto encerar. No sé como los clientes no salen volando. Pero bueno, aparte de la cera la verdad es que trabaja muy bien. Pobre Gema, y yo aquí rajando de ella. Con lo maja que es...

Cuando vino Laura Victoria le pregunté por lo del perfume y ella me dijo que no era suyo, que el suyo es un perfume francés de los caros. Ella me preguntó si había visto un móvil. Me dice:
-Ha venido un chico preguntando por un móvil. Parece ser que lo perdió. ¿Te acuerdas de un chico solitario que había al fondo de la barra? -
-¿El que jugaba con los quicos?-
-El mismo-
-Sí, me acuerdo de él...pero en la barra no se lo dejó. Si Ona se lo ha encontrado lo habrá dejado en el cajón de los objetos perdidos. ¿A ver? Pues no, aquí no hay nada. Sólo hay una pitillera, unos guantes y...¿Pero qué es ésto?-

Y lo que menos me esperaba: Un frasco de perfume de violetas medio gastado pero con una etiqueta y botella super antiguos del año de la castaña. No sé quien lo habrá dejado ahi pero ninguna de las que trabajamos en el Blue Bar, ni Victoria lo hemos metido en el cajón...
Es de lo más extraño. En fin...ya se resolverá el enigma. Aunque puede que todos seamos personajes del sueño de alguien, qué sé yo.

Luego más tarde entró un chaval con pinta rockera y me pidió una cerveza. ¡ Lo que son las casualidades de la vida! Va y me pregunta si puede poner un anuncio por el bar porque alquila una habitación...No podía dejar pasar la oportunidad y le dije que andaba buscando una precisamente.
Total, que nos ponemos a hablar y encima hay buena onda. Me dijo que me esperaba a la salida del trabajo para enseñarme el piso. No es que esté mucho en mis cabales porque a las 3 de la mañana, después de la paliza que me di de curro me voy con un desconocido a su piso. Pero me pareció buen chaval y por el ratito que estuvimos charlando en la barra no me pareció ningún psicópata.

Llegamos al piso y me encantó. Las habitaciones son grandes, los techos altos. Es un lugar decorado bastante grounge, con un poster de jimmy hendrix nada más entrar por el pasillo y luego tiene todo decorado con posters de grupos heavys y cosas así. Por el anuncio yo sabía que era músico y por eso entendí lo de la guitarra. Estos músicos necesitan practicar y lo hacen aunque no haya guitarra ninguna. Se la imaginan. Espero no empezar a imaginarme cosas yo también, que entre que una huele cuando sueña y otro toca instrumentos invisibles, me estoy planteando cual es el sentido de la realidad. ¿Es ésto real o estamos enchufados a una máquina y somos simples pilas? Vi una película que va de eso. "La matriz" Qué espeluznante.

En fin...
-¿No te importa que practique con la guitarra? Mira, ésta es mi chavala- Y me enseñó su guitarra eléctrica.
-Sí, es muy bonita.-
-Y mi otra chavala-
Me enseñó su otra guitarra eléctrica. También tiene un teclado y una batería...y un montón de cedés.
-¿Te gusta el piso?-
-Sí, todo es...está muy bien.- Mi nariz se empezó a arrugar porque olía a meado de gato. De verdad que olía a gato. Tuve que preguntárselo.
-¿Y tu gato?-
-¿Gato? Yo no tengo gato.-
-Pues huele a gato-
-Ya me he dado cuenta pero no tengo ni idea de dónde viene el olor. Quizás sea del gato de algún vecino y el olor entra por alguna ventana o agujero de ventilación. Es que soy nuevo en el edificio y aún no conozco a los vecinos...y menos a sus mascotas.-
-Ah bueno. No es que me molesten los gatos. De hecho mi jefa tiene una gatita preciosa.-
-¿Entonces te la quedas?- Me preguntó por la habitación. Yo miré esas cuatro paredes con los ojos iluminados y me di cuenta de cuánto me apetecía un cambio en mi vida.
-Vale. Emmm...¿Podré traer gente?
-Claro tía. Y hacer fiestas.-
-De acuerdo- Nos reimos como si fuéramos grandes colegas o cómplices de algún delito y le dije que me guarde la habitación, que le pediría un adelanto a la jefa para pagarle el primer mes.
Cuando el casero se de cuenta de que me he ido no podrá localizarme jejeje Mañana empieza la mudanza. Ya hemos quedado en que se pasará por el bar para darme una copia de la llave, que luego se tiene que ir a tocar a no sé dónde y no podrá estar.

Le dije a la gente del Blue bar que ya he encontrado piso. Se han quedado alucinando de lo rápido que lo he encontrado jejeje También se lo he dicho al Urpiano y me dice:
-Muy bien. Me alegro. rrrrggg-
¿Tú te crees? Dice que se alegra y a la vez gruñe. Es más raro que un perro verde. Hablando de perros. El otro día vi a su perro y menudos dientes tiene. Le di un poco de jamón para hacerme su amiga.
Ahora sí que no voy a tener tiempo de entrar. Mañana tengo la mudanza y además en los próximos días tengo más exámenes. Adiosito, vida internauta...por ahora.

domingo, 25 de febrero de 2007

Me voy de momias!

Quien diria que los concursos de la radio son verdad. Pues si!
Hoy he ido a recoger mi premio. Pensaba que me iban a dar largas, o que me dirian que el viaje era a Barcelona: ¡que mala pata que viva ud. en Barcelona!. Pero no. Me voy a ver momias en semana santa.
Los de la radio se han portao. Eso si, son unos preguntones... Que de donde es ud., que de que trabaja, que con quien irá...
Vaya un problemita. Menos mal que habia ido a la pelu y llevaba mis mejores galas que si no... Asi que he salido por la tangente... Con quien demonios voy a ir yo???
He salido de la radio toda arrebola y casi me doy de narices con un despistao que iba mirando los nombres de las calles.
- Disculpe Sra. (que educao) me podria decir ud. donde cae el Borne, estoy buscando un bar que se llama Blu.
Me he quedao de pasta de boniato. Le dao un repaso de arriba abajo (no tenia mala pinta, un poco arrugao, como si hubiera viajado en un camión de carga...), y lo he mandao al puerto.
Es que por un momento he pensado que era cosa de mi Manolo, que me habia puesto un espia o algo asi, porque es mucha coincidencia ¿no?
En el BB solo estaba la srta. Laura sirviendo los desayunos, mis niñas no habian llegado todavia.
Nerea ya ha encontrado piso, asi que no se viene a vivir conmigo (que rabia, con la ilu que me hacia), pero me explicó que en el bar de enfrente buscan a alguien para la limpieza. Luego me escapo un momento a ver que me dicen.
Tengo que conseguir pasta para las momias jijiji
Espero que no me pongan problemas en el bar con lo del viaje.
- Gema
- Si srta. Laura
- Has encontrado un movil en los servicios. El joven que esta en la barra ha perdido el suyo.
- Pues no srta. Laura. no he encontrado nada.
- Gracias Gema, si lo encuentras avisame.
- Si srta. Laura
Me voy al bar de enfrete, a ver si hay suerte.

En busca del móvil perdido

Había poca gente en el BB a esas horas y el ambiente había cambiado por completo. Ahora el aroma a café recién hecho y bollería inundaba el local. La gente leía el periódico y desayunaba a dos carrillos.


No parecía el mismo lugar oscuro, en el que las copas y cervezas corrían de mesa en mesa sin parar.

La mujer que parecía la dueña estaba tras la barra sirviendo un par de cafés con leche. Le miró y desde allí le dio los buenos días con una sonrisa de oreja a oreja. Asis respondió con una tímida medio sonrisa y un gesto nervioso de “hola” con la mano, y entró directo al baño.

Esos baños impecables. Recién lavados. Joder, podía verse reflejado en las paredes. ¿Esto era un bar o un hospital?.

Se abalanzó sobre la papelera junto a la taza. ¡Estaba vacía!. Una de dos… o alguien había encontrado el móvil, o ahora mismo estaría de camino al basurero en alguna enorme bolsa de basura negra.

No era momento para perder los nervios. Hoy no. Hoy volvería a ser el Asis metódico. Había mucho en juego para que su torpe personalidad lo echara a perder.

Salió del baño en busca de la dueña tras la barra.

- Buenos días guapo. ¿Qué te pongo?.
- Hola. Café… café solo, por favor. Yo, yo…
- ¿No quieres nada para acompañarlo? ¿un donuts? ¿una tostada?
- …eh, no, no… yo… bueno, un donuts… verá anoche estuve aquí y…
- Síiiiii, te recuerdo. Al fondo de la barra. Solitario… como tu café… je.
- … sí, bueno… el caso, es que perdí mi móvil,… en el baño… e igual, alguien, usted lo han encontrado…
- Pues siento decirte que no se nada de tu móvil. Pero si aparece estaré encantada de hacértelo llegar. ¡Dime un modo de localizarte!.
- …bueno, yo… ¡puedo darle una dirección de correo electrónico!. asisprivate@tomafonica.net... Pero, por favor, es muy importante, necesito ese móvil… suena raro, lo sé, pero si puede preguntar no se, a quien limpia los baños, a otra camarera, a algún cliente que recuerde anoche… le estaría enormemente agradecido…
- Yo de lo que estaría agradecido es de que no me trataras de usted, ¡me hacer sentirme mayor! (otra sonrisa encantadora). No te preocupes. Preguntaré y te escribiré si averiguo algo de tu querido móvil. Y ahora bébete este café, que tienes cara de que te hace falta…

viernes, 23 de febrero de 2007

Augustito: On the Road

Estaba supercontento porque iba con mi padre de copiloto a Barcelona y eso mola mil o más. Barcelona es una de las ciudades más importantes de Europa, como Carabanchel (Alto). Bueno, Carabanchel (Alto) es un barrio y además no hemos hecho los juegos olímpicos todavía, pero a mí me gusta más Carabanchel porque en Carabanchel soy un tío conocido y en Barcelona si preguntas por mí la gente se encogerá de hombros o como mucho te dirán que ellos conocen al Manel, "el ulleres", pero a mí no. "Ulleres" es gafas en un idioma que tienen las personas barcelonesas para ellos solos porque así se entienden ellos.

El caso es que ibamos mi padre y yo en el camión Manolito y yo me empecé a marear y el camión Manolito me empezó a dar vueltas. "Manolito, estás blanco, hijo. Vamos a parar un rato, anda". Yo le dije que no, porque sé que a él le gusta tardar poco para poder volver a casa con mamá, el Imbécil y el abuelo, pero me dijo que ibamos a parar porque ya me conocía y no quería que le vomitara en el camión como siempre porque luego no había quien aguantara la peste. Que te hable así un padre no es lo más molón del mundo, qué quieres que te diga, y a mí se me hizo un nudo en el estómago y se me llenaron los ojos de lágrimas, pero me aguanté porque mi padre, en este caso concretísimo, tenía más razón que un santo dos pistolas como dice el Imbécil, que se hace un lío con los refranes, el pobre.

Nos paramos en un pueblecito muy pequeño y había vacas y burros y animales muy raros. Mi padre me dijo que no eran raros, que lo que pasa es que yo era un niño urbanita que no había visto más animal en mi vida que la Boni (que es la perra de mi vecina la Luisa). Yo le dije que no era un urbanita de ésos porque me sonó fatal y porque me da mucha rabia que me llamen cosas que no sé qué son. Lo que pasó fue que mientras tomábamos el aire fresco de aquel pueblo, que era mucho más fresco que el aire fresco de Carabanchel según mi padre, empezamos a oír ruidos en el camión Manolito. Eran ruidos supermisteriosos como gruñidos terribles y yo le dije a mi padre que habría que consultar con científicos de todo el mundo para que averigüaran de donde provenían esos gruñidos que eran de ultrarumba y lo mismo ni lo averigüaban. "¡Ya se me han metido en el camión!" dijo mi padre. Yo abrí mucho los ojos porque era increíble que mi padre resolviese misterios que ni los científicos mundiales podían resolver.



Augustó despertó sobresaltado. La luz del sol invadió la oscuridad del camión y pudo ver como cuatro siluetas saltaban gritando desde el camión. Cuando tomó conciencia de dónde estaba vio a un señor acompañado por un niño con gafas que le miraba con la boca abierta. "¡Fuera de aquí! ¡Venga, largo! Y da gracias a que está el niño delante, que si no...". Pensó que lo mejor sería hacer caso a ese hombre, que debía ser el chófer del camión y tenía cara de pocas bromas, y salir corriendo de allí como habían hecho sus más avispados compañeros.

Estaba en un pueblecito muy pequeño. Pero con bar. Era cierto lo que le contaba su madre de pequeño. En España podía no haber farmacias en todos los pueblos, podía no haber médico, pero el bar era impepinable. Entró a pedir agua, ya que no tenía dinero para pedir ninguna otra cosa. Desde el mismo momento en que entró por la puerta notó cómo el camarero le miraba de un modo extraño. "Ya le dije a su familiar que se había ido del pueblo". "¿A mi familiar?" ¿De qué hablaba este tipo? "Sí, al chico joven. Seria familia d'usté porque se parecía mucho, pero más joven. Aunque igual me equivoco, porque aquel no parecía un muerto d'hambre, no sé qué pontichen dijo que se llamaba." "¡¿¿Gonzalo??!" "Sí, eso, Gonzalo Pontichen. ¿Y usté quién es?". "Mi nombre es Augusto, soy su padre. Necesito encontrarle, ¿sabe usted dónde está ahora?" "Digo yo que estará en Barcelona, porque le dije que el Urpiano estaba allí. Pero a usté no le pienso decir ná porque nos ha dicho el Urpiano que nos callemos la boca". No parecía el camarero más despierto de la comarca, desde luego. Augusto sonrió y se dispuso a sacar partido de la situación.

Hora y media después Augusto llegaba a Barcelona en el coche de línea que enlazaba la gran urbe con el pequeño pueblo y llevando, además, 56 euros con 39 céntimos en el bolsillo. Mientras tanto, el Fulgencio oía el "arradio" en su bar mientras pensaba en la gran suerte que tenía de llevar una vida tan tranquila, no como el pobre hombre ése que andaba detrás de su chiquillo, que se había escapado de un manicomio, para llevárselo a ver a su madre. Aquello era duro. Aunque claro, como había dicho el tal Augusto, ¿qué otra cosa podía hacer? No le iba a negar a su señora, moribunda como estaba, el poder ver a su hijo por última vez. ¿Y qué otra cosa podía haber hecho él mismo? ¿Acaso podía haberle negado la ayuda a aquel desgraciado? Fulgencio sólo lamentaba no haber tenido más dinero en la caja.



Nota: la primera mitad del capítulo es un homenaje al personaje creado por Elvira Lindo, Manolito Gafotas, que tantísimos buenos ratos me ha dado.

jueves, 22 de febrero de 2007

Reflexiones de futuro

Esto de la gran ciudad es una mierda. No se puede pasear, no huele a hierba mojada ni a moñiga de cabra... ainssss mis cabras... nunca pensé en que las hecharía de menos....

El otro día decidí pasear..... pregunté por un parque y me enviaron a uno llamado Parque Güé.


¡Que cosa más rara! hasta los lagartos son artificiales... si es que donde se ponga mi pueblo....

Pues eso, el otro día me pasó una cosa de lo más curiosa. vino un tipo al Urpiano y me pidió una copita de vino y una tapita de jamón. Al ver la mala cara que traía me dije... Pa este lo mejor, que le hará falta.
Total, que tiré de bodega y le puse un Proto que tira pa´tras. Se ve que sabe lo que bebe, ya que al hechárselo al coleto, se deleitó un rato con el caldo. Pues eso, que tío más majo. Nos pusimos a hablar y oye, como si fuera del pueblo. Me comentó que tenía un problema para interactuar (esta palabra la tuve que buscar en el diccionario) con las tías... Si será gilipollas, fue lo primero que pensé. Pero no, es un tío legal atrapado por su físico. Hemos quedado para salir a cenar a un local que esté limpio. Ya veremos. ¿Creeis que será bujarrón?

Esta mañana he tenido que tomar una medida drástica. He traido a Sultán al Bar. Pues no que hay un gato jo´puta que ronda por la puerta trasera y destroza mis bolsas de basura... como trinque al gato lo destripo y como lo pille Sultán........ con el odio que le tenemos a los gatos..... seguro que es de la dueña buenorra del bar de enfrente, por que siempre está rondando por su puerta.

Teneis que conocer al fichaje de los fines de semana (grrrr) creo que ya os hablé de ella... Nerea (grrrr) Solo deciros que estoy pensando en pedir una escultura de su culo (grrrr) para adornar el salón de mi casa (grrrrr). Además, yo creo que le gusto, el otro día la pillé haciéndome una afoto desde lejos... seguro que para ponerla enb su mesilla de noche (grrrrrrr). Tengo que tener más cuidado, creo recordar que el otro día le conté la historia de la pirámide y del antiguo Urpiano...Será mejor que cuide lo que digo. Me ha dicho que está buscando una habitación... (grrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr).... será mejor que no siga pensando, que ya sabeis lo que dice el refrán: donde tengas la olla, no metas la p****.


Estoy pensando en montar un tablao flamenco por la zona... no se, quizás sea una buena idea, lo consultaré con Picio en la cena a ver que le parece. Quizás conozcan a un músico que me ayude a llevar el local, ya que yo de música.........

Solo comentaros que estoy buscando a alguien que se encargue de limpiar el local, ya que no quiero que las delicadas manos de Nerea (grrrr) se estropeen con los productos de limpieza. Nerea me ha comentado que la limpiadora del bar azul ese de enfrente está buscando trabajo y le he dicho que se pase por aquí, que quiero hablar con ella (je, je, je, eso es lo que le he dicho, pero en verdad lo que quiero es ver como tiene las tetas y el culo ) (grrr).

Pues eso, os dejo ya seguiremos con la charla otro día.

PD: ¿Conoceis a algún Augusto? Me avisan del pueblo que un tío que se llama así pregunta por mi.

Descubriendo Ambientes

Toda la mañana en el piso tocando hasta no poder más asi que decido bajar a la calle, voy paseando por el barrio con el Mp3 a todo trapo escuchando Flash of the Blade de los Maiden estoy contento y el ritmillo de la canción hace que me ponga a canturrear con mi pesimo ingles meneo la cabeza y mis melenas se mueven alocadamente mientras por momentos toco una guitarra imaginaria con mis dedos, alguna gente me mira estrañada y me pone caras pero a mi me da igual no es la primera vez que me pasa ni sera la ultima, las pintas que llevo seguro que también influyen unos viejos vaqueros raidos una camiseta de los bodom y la cazadora vaquera junto con mi melena y los pendientes son algo que no suele gustarle a mucha gente la canción va pasando mientras sigo caminando se termina y empieza a sonar el Nothing Else Matters de Metallica me deleito con su intro y disfruto de las melodias tranquilas de esta canción.

Mientras camino me entra una sed increible tengo ganas de una cerveza fresquita miro a ambos lados de la calle veo un bareto me arrimo a la puerta y me encuentro con la mitica tasca de pueblo pero situada en una gran ciudad sigo todavia en la puerta miro hacia la barra y veo que un tipo me mira no muy bien parece que no le agradan mis pintas asi que me hago el despistado y doy media vuelta, miro hacia el otro lado de la calle y veo otro local "BLUE BAR" no parece el tipico local que vaya conmigo, pero las ganas de beber son irrefrenables.

Esta vez paso de miraditas desde la puerta y entro directamente, la verdad que no es el mitico local que habitualmente frecuentaria, pero me sorprende lo variada de la clientela hay gente de todas las pintas que te puedas imaginar, me acerco a la barra me fijo que tienen una bonita camarera un aliciente más para el local, pido una Franciskaner y le pregunto a la camarera si me puede colocar un anuncio en el local ya que alquilo una habitación, me dice que sin problema y me comenta que ella busca piso, menuda coincidencia asi que después de un rato de charla le digo que si quiere al salir de trabajar que se pase por el piso y se lo enseño asi quedamos.

Me voy hacia le fondo del local y siguen bajando las cervezas cuando ya llevo unas cuantas decido que llego el momento de poner fin, irme a casita y sudar el alcohol por el camino mientras espero a que la chica Nerea me dijo que se llamaba venga a ver el piso, al salir veo un gato callejero para ser de la calle tiene su encanto me acerco ya que siempre me han gustado los Bichejos intento acariciarlo y el muy cabronazo intenta arañarme menuda mala baba que tiene asi que me piro gritandole al gato una frase de la serie el prisionero I NOT A NUMBER I AM A FREE MEN ya que me gusto su rebeldia.

!Que bien se está cuando se esta bien¡

Hoy me he venido un poco más pronto al BB porque he tenido un día de infarto. Josu¡
Me he levantado con el pie izquierdo, tan izquierdo que parecian dos pies izquierdos.
Pa solucionarlo un poco me he metio un desayuno que pa qué: mi café con leche, el pan tostaico con aceite, unas lonchitas de tocino del pueblo bien churruscaitas y de postre un par de bombones que rondaban por la cocina.
Más repuesta del despertar me he ido a casa de la Sra. Antonia.
Como cada día me he puesto a limpiar con la radio en el bolsillo pa escuchar el programa ese que sortean viajes. Y dale que te pego, pimpam, pimpam. De repente hacen una pregunta sobre mi pueblo, y claro yo sabia la respuesta.
Me he emocianado y to.
Total que me ido al teléfono de la salita y he llamado al programa. Mira que me ha costao, pero al final he conseguido que me lo cogieran. Tachum, tachum... he acertao la pregunta y me ha tocao un viaje.
Estaba más contenta que ochopitos cuando aparece, toda mal carada, la Sra. Antonia: Qué que me he creido yo, qué si voy a su casa pa hablar con mis parientes, qué si patatín, que si patatán. La he enviado al cuerno por la vía rápida, le he endilgao la fregona y he dado un portazo que casi se cae el edificio.
Joe que sofocón me ha cogido bajando las escaleras.
Con el motor a mil y en automático, he llegao hasta el Borne sin enterarme.
Como era muy pronto y necesitaba calmarme, me he metido en el bar nuevo que hay enfrente del BB.
¡Qué tasca más maja! Con sus jamoncitos, sus chorizicos del pueblo, sus tapitas... que gusto.
- Una copita de anís por favor.
El Sr. de la barra mira que te mira. Y yo pensando ¡ay señor, señor! ¡Que ojos tiene este hombre!, y el tio que no me quitaba los susodichos de encima. Y que me recuerda a alguien y no sé quien es.
Vaya que he salio zingando porque me estaba poniendo nerviosa esa mirada azul ¡aayyyyyyyyyy! ¡grrrrrrrr!
Ya en BB mis niñas estaban intrigando en el cuartito de las escobas, como les gusta hacerme cosquillas, jajajaja y yo que no puedo parar de reir. Si es que son unos soles.
Alguna, pa mi, que se ha enamorao, salia un olorcillo a perfume de violetas... no se, no se.
Nerea me ha comentado que esta buscando piso para compartir, que si me entero de algo...
Cucha, ahora que he plantao al vejestorio de la Sra. Antonia, necesito sacar unas pelillas de algún sitio, o busco otro bar pa limpiar, o le propongo a Nerea que se venga pa mi casa, que le alquilo una habitación. Anda, esto tengo que pensarlo bien. Creo que hablaré con Nerea.
- ¡Mira mi gatito! Minino, minino...
- Buenas tardes Señorita Laura..
- ¿Comida al gato? Nooooooooooo, que luego tengo aqui a tos los gatos del barrio.
- Adios Señorita Laura.

- Ven aqui, majete, que te he traido una latita de atún más rica....

miércoles, 21 de febrero de 2007

Charla con Nerea en el cuartito de las escobas



-Gracias por venir antes, Nerea, ya sé que vas de culo con el trabajo...

-No te preocupes, y cuéntame tus sueños de una vez

-Ufff, sueño con una chica, de nuestra edad más o menos, que trabaja en una fábrica de tejidos que está enfrente de l'Hamsa. Y sueño con que un chico, que trabaja en l'Hamsa, la fábrica de metales, va detrás de ella... bueno, que salen juntos...
-¿Y eso es tan extraño?

-Es que es todo tan real... los sueños me asaltan en cualquier momento, del día o de la noche, y siento todo lo que siente Mariona...

-¿Mariona? ¿Se llama Mariona, como tú?
-Ei, yo no me llamo Mariona. Me llamo Ona. Que mi padre me inscribiera con ese absurdo nombre largo no...
-¡Tranquila! No te enciendas, me he equivocado. Ona, te llamas Ona, por supuesto...
-Perdona, Nerea, es que duermo fatal, y tengo los nervios a flor de piel... Cuéntame tú, ¿qué tal el nuevo trabajo? ¿Cómo es el jefe?
-El jefe es un tipo raro... no es mal tío, aunque a veces me mira, y me da la sensación de que es un animal salvaje, acechando...
-Jo, que miedo, tía. Y los de aquí, ¿qué tal? ¿Has hablado con alguno?
-Ojú, que susto m'habéis dao, niñas!!!! ¿Qué hacéis ahí las dos escondías? Dejo abierto, que se ventile esto, que huele mucho a violetas!!!
-Hola Gema... mmm, ¿qué hace usted tan pronto por aquí?
-He venido un poco antes, que quiero encerar el suelo, que tiene el brillo matao!!!!!
-Jijijiji
-jejejej
-¿De qué os reís, niñas?
-Pues que como alguno se emborrache mucho, vamos a ver hombres voladores hoy por aquí!!!
-Aishh, ¡qué felices sois los jovenes, y no lo sabéis! No, niñas, no me hagáis cosquillas, taros quietas, ya!!! Jajajajaj
-Tiene razón, Nerea, huele a violetas, ¿Es tu colonia?
-No, mi colonia no es floral... Yo pensaba que era la tuya
-Yo no llevo colonia, pero este olor... lo he olido antes... ¡claro! ¡cada vez que sueño con Mariona!

Días de vino y violetas

Pitín abrió los ojos algo desorientado. Reconoció enseguida el poster del Capitán Trueno que adornaba la pared frente a la cama. Lentamente, el resto de la habitación se fue dibujando a su alrededor. Debía ser tardísimo, pero había dormido tan bien... Sin duda aquel maravilloso jamón le había sentado divinamente. Y qué decir del vino... Ahora empezaba a recordar con claridad. Había estado charlando un buen rato con el tabernero sabio. Urbano, o Murciano, o algo parecido, se llamaba. Tenía que volver a explicarle sus progresos.

Había vuelto a casa algo alterado (qué era lo que había pasado... ah, sí). Como la conversación con el tal Urbino lo había animado, se armó de valor y encendió de nuevo el ordenador. Esta vez nada de preguntas tontas. El técnico que vino a arreglarle el trasto le había cargado (dijo cargado, ¿no?) una serie de programas y le había apuntado unas instrucciones muy detalladas de qué hacer. Lo que no entendía es porqué dijo algo de que eran programas de piratas cuando no había calaveras, ni barcos, ni nada parecido...

Como era muy metódico, siguió las instrucciones al pie de la letra. "Pincha dos veces (muy rápido)la E azul. Escribe esta combinación de letras tan rara (cuánta W) en el cuadradito blanco de arriba de todo y, cuando te salga otro cuadradito blanco en mitad de la pantalla se rellenará solito con tus datos (se mosqueó un poco cuando Pitín le dijo que no tenía ningún imei y más aún cuando le dijo que su nif era Picio, pero lo dejó todo preparado sin hacer preguntas). Pincha en "entrar" y te saldrá una lista de canales (qué canales ni qué ocho cuartos, aquello era una lista de nombres sin sentido como "fiesta geek", "amigos de La Comarca" o "apocalipsis arcoiris"). Pincha donde quieras, preséntate y charla con la gente. Cuando encuentres a alguien que te cae bien le das tu imei y que te mande un privado (eso del privado sonaba bien pero lo único que entendió es que se empezaría a mover una especie de bolo verde que había en la esquina inferior de la pantalla). Y ya está".

Pitín había entrado en varios de esos canales y se había presentado. En algunos casos había hecho un resumen de su vida. En otras una detallada lista de sus gustos y aficiones. Por la pantalla se sucedían frases inconexas y ninguna parecían referirse a él. En uno de los canales, nada más entrar, alguien lo saludó con un inesperado "hola guapetón". Nuevos piropos y proposiciones poco honestas empezaron a sucederse por lo que decidió salir de allí rápidamente. ¿Pudiera ser que sólo por el nif lo hubieran reconocido? Pensó en abandonar, pero continuó, aunque de nuevo sin éxito.

Sus mayores logros los obtuvo cuando se limitó a escribir "hola". Recibió como cincuenta "holas" y ya nadie más le hizo caso. Pero era un principio. Orgulloso por su éxito y un poco cansado, decidió irse a la cama. Pero antes tenía algo que hacer. Aunque no recordaba bien... Sí. Ya lo sabía. Metió la mano en el bolsillo y sacó el móvil que había encontrado en el labavo de aquel bar. Su primera intención fue llevarlo a la barra y dejárselo al camarero pero en la puerta, y cuando aún decidía si respondía o no a la llamada, se había topado con la mujer de la limpieza que lo observaba con recelo. Se asustó y salió corriendo hacia la barra, pero en vez del camarero se encontró de bruces con una camarera. No podía recordar su cara pero se le había grabado en el cerebro su perfume: un sutil aroma de flores campestres, quizás violetas. Sin artificios pero embriagador. Debía salir corriendo de aquel lugar y así lo hizo.

Aún desde la cama podía sentir esa fragancia a violetas como si aún siguiera en el bar. Estaba claro que no debía volver allí. O quizás sí, pero con una bolsa de papel en la cabeza para que su físico no interfiriera en lo que podía ser una relaci... No, no. Ya volvía a las andadas. Nada de mujeres hasta que no encontrara a una que lo apreciaba por lo que era y no por su maravillosa sonrisa.

Se incorporó y se dirigió al despacho. El móvil seguía sobre la mesa. Recordaba que su intención antes de acostarse era apagarlo. Si se quedaba sin batería, al no conocer el pins, no podría volver a encenderlo y jamás encontraría a su dueño para devolvérselo. Por desgracia no conocía ese modelo y no encontró el botón adecuado. Ya se le ocurriría algo. Iría a una tienda a preguntar cómo se apagaba el trasto, o compraría un cargador adecuado. Quizás incluso se aventurase a toquetear por su cuenta unos cuantos botones, a ver si daba con la tecla de apagado. Ese espíritu aventurero le recordó que, antes de salir del chart, había descubierto un canal cuyo nombre le parecía sugerente. Debería entrar esa noche. ¿Cómo se llamaba? Ah, sí. El club de las noches en vela. Sin duda aquel debía ser su lugar.

martes, 20 de febrero de 2007

Naipes.



Un hombre solo, frente al espejo, se convierte en dos.
Y mirándose a los ojos puede entablar una conversación con voz en off, en la que puede enfrentarse a sus demonios o bien reconocer sus logros.
Todas las acciones son cuestionadas con una sola mirada al vidrio.
La voz en off, la voz de la conciencia... una voz sutil, tal vez no la propia... una voz como la que dobla a Bruce Willis...

- Aquí estamos.
- Sí, mírate... jejeje...

Se produce un breve silencio que, a priori, parece más largo y mucho más tenso.

- ¿Por qué construyes laboriosos castillos de naipes, que luego, de un solo golpe, destruyes?
- Nuestra vida es un ciclo constante de hacer y deshacer...

Y así acaba la conversación entre los dos hombres, que vuelven a ser uno solo, tras abandonar la mirada al espejo.

Escuchando:
Ella Usó Mi Cabeza Como Un Revólver - (Soda Stereo)

Despertar resacoso

Arg. Ya es malo despertarse con resaca por la mañana, pero hacerlo en la cama de una cutre pensión, ya lo remata.

He dormido desnudo por eso de no arrugar mi ropa. ¡La única ropa que he traído!. Lo malo de ser nervioso y abstraído, es que no presto atención a ese tipo de detalles.
Pero lo importante está conmigo.

Asis agarra con su mano derecha un pequeño cilindro de acero que lleva como colgante. Se quita el complemento con sumo cuidado y lo deja en la única mesilla que hay junto a su cama.

Atraviesa sin más el frío suelo de baldosas de la habitación, saltando por encima del perfecto montón doblado que es su ropa, sobre el que descansa un reloj de una esfera excepcionalmente ancha, y se mete bajo la pequeña ducha cuadrada.

Ahhhhhh. Que placer. Las benditas moléculas de agua caliente, cargadas de energía. Un buen café y seré persona de nuevo. Pero mejor lo tomaré en otro sitio que no sea está pensión. Seguro que hacen un café horrible, de esos de jarra de cristal y aguados.

Tras secarse el cuerpo, enjuagarse de mala manera la boca con el agua del grifo y colocarse con los dedos como peine, el pelo rebelde, Asis se viste. Primero el colgante, luego el reloj, y por fin el resto de la ropa: calzoncillos, camiseta, pantalón, calcetines, botas y la chaqueta.

¡El móvil!. ¿dónde naric...?. ¡El bar!. Mierda, mierda. Piensa Asis, piensa... recuerdas el número clave, lo recuerdas... eres un tipo inteligente, vamos tu puedes... era un 5, un 3, un 7, un 2... no un 4... un 2... mierda, mierda... ¿qué clase de imbécil encripta sus datos, olvida la clave y pierde el único lugar donde estaba apuntada?.

Tranquilo, respira. Vuelve al Bar. Sigue tus pasos de anoche y busca el móvil. Igual alguien lo ha encontrado y se lo ha dado a la dueña. Sí seguro. Iras, te lo dará, y tomarás un café estupendo.

Nuevo Día Nueva Ciudad

las 9 de la mañana me levanto del colchon , me doy cuenta que no tengo nada para desayunar asi que me visto y bajo a la calle haber si encuentro un supermercado cerca, que suerte hay una pequeña tienda en la esquina una tienda de esas regentadas por una viejecita como las de antes nada parecedi a los supermercados de ahora mientras la señora me va interrogando que si de donde soy como he venido a parar hasta aqui y todas esas cosas yo voy cogiendo lo que necesito le pago me despido y vuelvo al piso. Cuando estoy llegando veo a alguien en el timbre, los de la mudanza perfecto espero que no hayan roto ninguna de mis cosas, saludo al engargado y le doy las indicaciones para que suban las cosas en media hora ya me han dejado todo en el piso y se van.

Entonces es el momento de ordenar todo voy colocando los pocos muebles que tengo un sofa, la tele sobre una pequeña mesita la minicadena la verda que la mayoria de las cosas son aparatejos electronicos que me he ido pillando a lo largo de los años con curros de verano, monto los dormitorios y decido en el que dormire alli monto tambien el ordenador ya solo queda colocar las joyas de la corona mis adoradas compañeras Una preciosa Gibson Les Paul de color negro y una Gibson Explorer Korina de color madera las pongo en la habitación que queda vacia junto a una vieja bateria que me compre hace años y un teclado de gama baja que lo compre para entretenerme asi dejo la casa lista y ordenada.

Al ver a mis pequeñas no puedo resitirme a recorrer con mis dedos sus cuerpos me pongo a solear con el amplificador a tope y dejo que la musica fluya atraves de mis dedos, asi pasa un buen rato hasta que me doy cuenta del volumen y recuerdo lo maravilloso que es este piso nadie más vive en el edificio que solo cuenta con una planta más y que esta desocupada, miro el reloj y me doy cuenta del tiempo se me ha pasado mientras tocaba y tengo cosas que hacer.

Voy a la facultad a informarme de los horarios, cuando llego me impresiona el edificio y la cantidad de gente que por alli pasa voy a las oficinas donde mi informan correctamente de mis horarios y clases salgo de alli echando leches y voy a otros sitio que me hace más ilusion la academia de música por la que estoy en esta ciudad.

La academia esta muy bien dotada tambien cuesta su dinerillo me he apuntado y pronto podre seguir desarrollando mis habilidades musicales, he pensado que una buena manera de pagarme esas clases es alquilando la habitación que me sobra asi que he puesto una anuncio a ahora a esperar a la clase de colgados que responderan espero que entre ellos haya alguien normal la especifucion más clara es que soporten el ruido que puede generar un músico.

Despúes de comer me he puesto a tocar un rato , esta casa me encanta pero tiene algo que me inquieta aveces siento que me observan es una sensación extraña, tal vez sea por no salir de ella asi que me piro a dar una vuelta buscare un bareto donde tomarme una buena birra.

Mujer blanca soltera busca


Estoy en un cibercafé sonándome los mocos y escribiendo el resumen del día.

Hoy he quedado con Ona en la biblioteca, me ha devuelto el libro y me ha contado unas cosas que bueno, no contaré aquí porque esto es internet y hay espías en todas partes. Hay una red que se llama equelón y es del gobierno de Estados Unidos. Te espían hasta los emails no sé para qué pero bueno. Estamos en un mundo muy orwelliano así que mejor no pensarlo.
Todo era en susurros porque claro, en una biblioteca no puedes dar el do de pecho.



Mi compañera de curro en el mostrador de información se limaba las uñas de los pies de lo aburrida que estaba y no cabía un alfiler en las mesas, porque hay un montón de compañeros estudiantes poniendo codos y aprendiéndose los libracos que entrarán en el examen. Todo eran murmullos y parecía que hubiera unas cuantas moscas paseando.
Yo he estudiado más o menos, lo justo para salir con un aprobado raspado. Cuando he visto las preguntas del examen...se han pasado. Este profesor es duro y retorcido. Creo que es a mí a quien han raspado.

Y cuando he llegado a casa me ha pasado lo peor que me podía pasar. ¡De bruces me he topado con el casero! Es un tipo con pinta de boxeador, peludo como un oso y con mirada asesina.

Lo había eludido durante seis semanas (jo, que bien queda "eludido", iba a poner "esquivado" pero "eludido" suena más culto) y al final me he topado con él.
-Buaaa!! uuu!! snif!! snif!! Y con este termino el último pañuelito de papel. Si es que tenía que pasar-

Perdón, he tenido que secarme las lágrimas. Resulta que me echan del piso. No puedo pagarlo, le he dicho que espere un mes y le pagaré todo pero me va a poner de patitas en la calle. Como no me vaya llamará a la guardia urbana y me detendrán por okupa. Me ha amenazado el muy cabrito.


Además su primo es muy neonazi, toma zumos de frutas y va al gimnasio "Rambo warrior" de la esquina. Ahi acude de todo lo peor, no hay ni uno que sea pacifista. Pues también me ha dicho que o me voy por las buenas o por las malas y ha mencionado a su primo...

Me sentía tan abrumada y sola...toda mi familia está lejos, se mudaron a la Patagonia. A veces recibo una postal con paisajes nevados y eso es todo. A veces pienso que huyeron de mí. Sigh.

Bueno, bueno, no llores más. Dijo mi psicólogo que no todos los seres del mundo son seres malvados que pretenden destruirme.


Tengo que recitar uno de esos mantras que me recomendó mi vecino, el que lleva la túnica naranja y me regala pastelitos, que es muy majo. También va rapado así que no me fío mucho pero de momento me ha dado buenos consejos y "se porta".

¡Ya está! La solución es compartir piso ya que no puedo pagarme uno entero. O bien meto a alguien a compartir piso (no sé que va a decir el casero de que subarriende, pero supongo que mientras le pague a fin de mes no le importa) o alquilar una habitación en otro lado. Voy a mirar en internet. (...)


A ver, hay un tal Alex que ofrece una habitación. Es baratilla. El anuncio es tal que así: -Músico fumador alquila habitación a tío/tía de buen rollo,derecho a todo el piso. Bien comunicado.- Lo mejor es el precio, es baratillo. Lo de fumar me imagino que es un porrero. Y lo de la música...espero que no esté empezando a tocar su instrumento y que no sea el violín. Esos maullidos maltocados es algo que no soportarían mis orejas. O peor una trompeta.
Bueno, no he de ser catastrofista. Contestaré al anuncio. También he puesto un anuncio en internet. Este es mi anuncio:

-Persona (si pongo "chica" aparecerán millones de colgados sedientos de lujuria, quien sabe si algún Jack el Destripador) trabajadora y estudiante (no soy una oficiosa que se pasa el día buscándose la pelusilla del ombligo) de 25 años (qué pasa, las chicas siempre nos quitamos unos añitos de encima. Además, qué vergüenza reconocer que me he pasado años en la Uni sin aprobar aún) busca habitación bien de precio (aquí les estoy diciendo que no soy la Duquesa de Alba.).
He dejado ahi mi número de móvil. Creo que ha quedado bien el anuncio. Me siento orgullosa. :D


Ahora voy a decirle a la gente del Blue Bar si saben de alguien que quiera compartir piso. Mi jefa Victoria conoce a mucha gente. (Ese de la barra de espaldas no sé si es Carlos o algún suplente, fue antes de venir yo.Me la quedé cuando renovaron las fotos del corcho, esas que Victoria cuelga donde sale la gente pasándoselo pipa en el bar)







Al Urpiano...no sé. Me da miedo que me diga que sí conoce a alguien. No me fío mucho de sus conocidos. Además esa historia de la pirámide me huele a fantasmada.
Pero me urge tanto...bueno, no tengo nada que perder. Lo comunicaré a los cuatro vientos y lo que tenga que ser será. (Je, mola la foto con el Urpiano, aunque lo he puesto de lejos para que conserve el anonimato, entre jamones y vinachos).

(Joer ese chico del PC de al lado anda leyendo algo sobre una fiesta en el Blue Bar, qué pequeño es el mundo...y yo una cotilla por mirar en emails ajenos)

Voy a estar requeteocupada estudiando, buscando piso y encima si encuentro, la mudanza y los tres curros. Lo siento mucho blog pero voy a tardar un siglo en volver a escribir, además se me acabó el tiempo de conexión.

Gambiteo

Después de una semana de duro curro en el taller, me he pasado un finde destroyer.
No he parado y me he bebido hasta el agua de los floreros, y como ya no tengo novia que me de el coñazo pues no he parado. Por suerte, el Rulas estaba solo en casa y no he tenido que dar explicaciones a nadie.
El domingo ha sido mortal, tenía tal resaca que creía que los vecinos estaban de obras en la habitación de al lado, pero no, era mi cabeza. Cuando por fin se me pasó (después de 2 aspirinas y comerme más de media pizza), le estuve dando al tarro.
Vale, sí, hice muchas tonterías, pero ni bailé lo que me gusta (maldito techno), ni bebí lo que quería (maldito garrafón) y tampoco estaba agusto del todo. Sí, vale, estaban casi todos, pero estaban como raros (o quizá era yo).
Hoy quedé de nuevo con Daniel (el Churru) y hemos ido al bar del otro día. Joer, se está de p.m. Éste se ha pedido un Baileys y como me ha molado me he pedido otro. Hay una chica nueva, no está mal, pero yo estaba más a lo mío (bueno, más bien a lo de Daniel, que me ha largado no se qué de su novia).
Eso me ha hecho pensar: J*d*r, yo quiero una piba (que digo una piba, quiero una novia) como la de Daniel, que tenga la cabeza en su sitio y me deje a mi rollo.
Acaba de aparecer la dueña de nuevo, Laura no se qué, que se vino a presentar el otro día. Una mujer con todas las letras. Pero vamos, que yo a lo mío.
A la salida un gato maullaba, joer, parecía en celo. Me ha hecho gracia porque parecía estar rondando a una gata que había por allí (claro que a lo mejor era oto gato y lo intentaba ahuyentar).
Al llegar a casa me pongo con el blog (sólo seguimos el Moro y yo) y me llega un mensaje del Rulas, que el miércoles hay farra en su casa... pufff, a ver cómo se da.

Un Nuevo Horizonte

Tengo 22 años una maleta llena de ropa y especialmente cargada de sueños e ilusiones , mi nombre es Alex naci en las frias tierras del norte y desde muy pequeño lo que más he amado ha sido la musica siempre con un instrumento a mi lado, a mis padres nunca les entusiasmo demasiado mi pasión ya que no veian ningun futuro en ella me dejaron ir al conservatorio solo si las notas de clase eran buenas y asi fueron casi siempre algunas veces eran mejores y otras daban para que me siguieran dejando ir a lo que mas me gustaba a aprender notas, compases , ritmos y dejarlos fluir por mi cuerpo y mente. Hace unos meses acabe el instituto y debia decidir mi futuro yo queria estudiar algo relacionado con la música pero mis padres se negaron en rotundo asi que tuve que engañarlos más o menos , busque una carrera que ha ellos les gustase escogi el camino de hacerme abogado y busque facultad en una ciudad distinta en la mia en la que también hubiese una buena lista de conservatorios y profesores de música asi podria seguir con la música si que ellos se enterasen, por suerte en esa ciudad mis padres tenian un viejo piso que heredaron de una tia asi que tenia solucionado el problema de la vivienda.

Hace unas tres horas que me subi al tren ya me falta poco para llegar espero adaptarme pronto a una nueva ciudad en la que no conozco a nadie, encuanto llegue ir al piso y ver como esta mañana supongo que llegaran los de la mudanza con mis cosas.
Mientras iba pensando en mis cosas el tiempo siguio pasando, el sonido de los frenos del tren me desperto de mis sueños habia llegado al fin a mi destino me baje del tren yo y mi maleta llegaramos a un nuevo horizonte las puestas de algo distinto se abrian ante mi.

Sali a la calle parecia una ciudad muy bonita, me acerque a una señora y le pregunte por la dirección de mi piso amablemente me respondió y asi llegue despues de un largo rato caminando a mi nuevo hogar el piso queria unos retoques y ventilado ya que llebaba mucho tiempo cerrado habia aun algun viejo mueble y un colchon tirado en una de las habitaciones asi que limpie todo lo que pude y me fuy a descansar el dia acaba para mi por hoy.

lunes, 19 de febrero de 2007

Lo Extraño

Hace una semana que Carlos esta de viaje, nunca pensé que diría esto, pero lo extraño. Este fin de semana fue de lo más aburrido, si no fuera por el Bar...! He leído todas las Hola que encontré por el camino y enterarme con lujo de detalles de los 50 años de Carolina de Mónaco o la vida y obra de Jennifer López, no es precisamente mi idea de diversión.

En el BB todo marcha sobre ruedas, “las niñas”, como las llama Gema, están dando la talla, y el resto del equipo también, incluso la misma Gema, que hace y deshace a su voluntad, porque bien le digo que no le de comer a ese gato y lo primero que hace es eso.

Ha vuelto el chico extraño, me he fijado en el y como ve a Nerea, ummmm, espero que no se pase de listo, se ha dado cuenta que lo veo por la media sonrisa que puso. Quien será, es muy raro que tome solo, es más, creo que esta tomadísimo. Ya le puse el ojo, ahora que se prepare porque cualquier día me siento y le pregunto que busca. Seguro hay algo extraño en su pasado.

De Augusto sigo sin saber “res de res” (traducción: nada de nada) solo somos conocidos, y sé que piensa que soy una “pija recalcitrante”, pero le caigo bien. A mi ni me va ni me viene, la noche que lo conocí me hizo reír mucho, recuerdo fue en Florencia y frente a la Piazza del Duomo, pidió una botella de champaña y zuazz la rompió contra una pared y la bautizo como “Pared Laura Victoria I” y eso mismo hizo con cada mujer que estaba en esa velada, más o menos unas 11, así que sin más rompió 11 botellas muy costosas como si de agua se tratase.

Uixx que tarde es, me voy al Blue...

Qué gusto da viajar cuando se va en express



Miró al lugar del que provenían aquellas voces en árabe: Locutorio - Internet. Era perfecto. Allí sacaría mucho más partido a sus dos euros. Se sentó frente al ordenador y se dispuso, en primer lugar a chequear su cuenta gratuita de correo electrónico. Emplearía el tiempo sobrante en tratar de averigüar el paradero de Gonzalito.

(...)

Le deberían doler todos los huesos del cuerpo con semejante traqueteo. Llevaba más de 400 kilómetros zarandeado por los baches a bordo de un trailer en dirección a Barcelona, escondido entre la carga. Con un viaje así es inevitable que te duela todo. Curiosamente se encontraba mejor que nunca. Tal vez la causa de su placidez fuera que la carga del camión consistía en cientos de cajas de Ribera del Duero Gran Reserva del 89. Tal vez ayudara también el hecho de que en las casi cuatro horas de viaje le hubieran "dado salida" a 17 botellas del mencionado tinto entre Augusto y sus cuatro compañeros de viaje. Y podríamos incluso aventurar que en el bienestar de Augusto pudiera jugar un destacado papel el consumo ininterrumpido de hachís que durante el viaje habían efectuado Hassan, Hacheem, Youssef, Jamal y él mismo.

Los había conocido en el locutorio y ellos le habían mostrado el modo de viajar gratis a Barcelona. Al prinicipio estaba receloso. Hasta que se dio cuenta de que no tenía ni donde caerse muerto y que, a su lado, estos cuatro chavales eran potentados. ¿Y por qué iba a Barcelona? Dos motivos. En primer lugar, una vieja conocida se había instalado allí al parecer. Laura Victoria era, en principio, una más de las cientas de pijas recalcitrantes que uno podía conocer moviéndose en los círculos en los que Augusto se movía. Pero ella tenía algo que la hacía diferente. Algo imperceptible, algo inapreciable. Pero algo. Había montado un local de copas en Barcelona y le había mandado una invitación por e-mail. En realidad llegaba varios días tarde a la cita, viajar de polizón es lo que tiene. Pero al menos tenía un contacto en la ciudad. Un contacto que bien podría serle muy útil teniendo en cuenta el segundo motivo que le llevaba a la ciudad.

Gonzalo. Gonzalo estaba en Barcelona. O al menos había pasado por allí hacía muy poco. Gonzalito. Sólo pronunciar su nombre le hacía pensar en las más despiadadas torturas. Se veía a sí mismo como un inquisidor sin piedad aplicando los más terroríficos tormentos al cacho de carne con ojos que tenía por heredero. Y, ¿qué hacía Gonzalito en Barcelona? ¿Qué le había llevado allí desde Nueva York justo al día siguiente de la bancarrota? Sin duda algo importante. Tenía que haber alguna relación entre los dos hechos, seguro. Lo increíble era que gracias a los alcoholnautas había aterrizado casi en el lugar justo y en el momento indicado. Por fin algo de suerte.

!Estoy de suerte!

Puff, parece que esta vez he tenido más suerte.
Ya llevo tres meses trabajando en el bar y nadie se ha metido conmigo todavía.
Es que vaya una racha...
El Manolo después de cuidarlo durante dos años, que estaba que no se podia ni mover, cuando se cura, va y se pira con la enfermera del ambulatorio, y encima se lleva las cuatro perras que teniamos.
Mi madre, empeñada en venirse a vivir conmigo pa hacerme compañia... y una porra, lo que quiere es volver a organizarme la vida y por ahí si que no paso.
- Gatito, gatito...
Mira que hermoso que está.
Este busca algo, seguro que esta rondando a la gata de la señorita; esa si que es estirá, con sus lazitos azules y buscando todos los espejos...
Pues sabes qué, le voy a poner un poquillo de comer al pobre gato, a ver si al final consigue llevarsela al huerto (jijiji). A la sita Laura le da un algo.
Mira que es buena gente, un pelo pija pa mi gusto, pero la verdá es que me paga mejor que la señora Asunción, y no me da nada el coñazo. Además es muy educada, y le he visto hablar con un monton de extranjeros, y con todos se entiende. Es que es muy lista.
El otro día llegué a las milyquinientas, me esperaba una bronca del copón, pero que va, sólo me dijo: - Buenas tardes Gema, se encuentra bien?
- Si señorita Laura
- Gema, ya te he dicho que no me llames señorita, con Laura Victoria me conformo.
- Vale señorita Laura.
Y suspiró y ya esta. Y yo acojoná me puse enseguida a mi faena.Mira ya llegan las niñas: La Ona (vaya nombre mas raro) y la Nerea (pues anda que este). La Carmen, una amiga mia que sabe mucho, aunque también limpia como yo, me ha dicho que Ona es ola ( sí sí, del mar) en catalán, y que Nerea quiere decir mia (sí sí, de mi propiedad) en vasco. Aunque yo no puedo hablar mucho, que tengo nombre de piedra, eso si, preciosa.

domingo, 18 de febrero de 2007

Y un jamón

Era evidente que mi autoimpuesto celibato tendría efectos secundarios. Tras semanas evitando todo contacto con mujeres, y habiendo fracasado estrepitosamente en mi intento de establecer relaciones anónimas vía internet, necesitaba hablar con alguien. Y he ido a encontrar respuestas donde menos las imaginaba.

Urpiano, el dueño del nuevo bar, ha resultado ser todo un personaje. Al principio he intentado mantenerme al margen. He pedido una copa de vino y un poco de jamón. Al llevarme instintivamente la copa a la nariz me ha sorprendido un cierto toque a madera, roble quizás. Algo totalmente inesperado en una tasca con esa pinta. Junto a la copa había una botella de Protos, coseña del 2004, recién abierta. Me he fijado en el jamón cortado en lonchas no demasiado finas, veteadas y brillantes. Mientras me echabva la mano a la catera para ver si podría pagarlo, Urpiano me miraba de reojo mientras limpiaba el cuchillo y cubría cuidadosamente con un trapo grasiento un jamón de Guijuelo de unos 6 kilos. Como si me leyera el pensamiento ha dicho entre dientes:

- Con esa cara que me traes, no ties día pa tintorro y jamón de plástico.

Y ha seguido a lo suyo. Media botella depués, y con dos platos más de jamón entre pecho y espaldas, parecía que nos conociéramos de toda la vida. He empezado explicándole lo desolador que es reconocer tu incapacidad para mantener relaciones prolongadas. Cómo las mujeres entraban y salían de mi vida sin tomarse tiempo para conocerme. Hasta qué punto me dolía no recordar el nombre de la mayoría de chicas con las que he estado, y más aún el saber que ni les importa ni seguramente recordarán mi nombre. Le he explicado cómo fui alejándome lentamente del camino que mis padres imaginaron para mí. Mi madre decía que alguien tan guapo como yo debía ser actor, presentador de televisión o médico. A mí me daba miedo todo lo que implicara aparecer ante la gente y no acababa de ver cómo mi físico me ayudaría en la medicina, así que me centré en los deportes. En el colegio jugué a fútbol y a baloncesto hasta que empezaron a ir demasiadas chicas a los partidos. Entonces me ponía nervioso y no daba una, pero ya era tarde para volverme un chico estudioso y tuve que optar por sacarme el bachillerato como pude y optar por una carrera en la que no pidieran mucha nota. Siempre me había gustado la química pero la profesora de biología era muy atractiva, así que escogí ciencias mixtas (en letras había demasiadas chicas). Cuando tuve que escoger carrera me decidía por estudiar económicas en una privada, pero al año no pude soportar la presión (un profesor con sotana me miraba muy raro) y acabé haciendo un curso de prevención de riesgos a distancia. Ahora trabajaba en una aseguradora haciendo evaluaciones de riesgos, principalmente para empresas químicas y farmacéuticas. Veía instalaciones, repasaba análisis de residuos, hacía informes... Pero eso no era lo que quería contar. Mi problema era que no podía... ¿De qué estaba habando? Urpiano me escuchaba emitiendo algún que otro gruñido y añadiendo aquí y allá algún comentario sobre no sé qué tía del pueblo, un sobrino y una matanza de gorrinos en el 72. Su última frase fue más o menos...

- Yo de chicologías no entiendo. Pero si alguien es pa ti, es pa ti. Y si no, puerta.

Ojalá mi padre diera tan buenos consejos. Le di las gracias prometiéndole que iría más a menudo a charlar y le pedí la cuenta. 10 euros. Me había ventilado casi una botella de Ribera del Duero y medio pata negra y me cobraba diez euros. Sin duda le había caído bien. Dejé 20 euros literalmente pegados sobre la barra y me fui dando tumbos. Al salir a la calle, el aire fresco me despejó lo suficiente para percatarme de que me estaba meando. Hubiera podido volver, pero me daba vergüenza. Igual se pensaba que volvía a por el cambio. Así que me armé de valor y entré en el otro bar, el de las luces azules y la pianista.

Pasé corriendo al baño sin que me viera nadie. No quería encontrarme de morros con alguna de esas camareras tan atractivas. Mientras me aliviaba, pensaba en lo que haría en adelante. Seguiría con mi plan de conocer gente a través de internet. Encontraría a alguien que sí que fuera para mí y lo sabría porque se enamoraría de mí por lo que soy, no por mi físico. Y siempre que pudiera iría a ver a Urpiano, disfrutar de su excelente bodega de vinos y jamones y escuchar aquellos gruñidos. Qué curioso. Me parecía estar oyéndolos en ese instante. De hecho... Juraría que venían de... la papelera. Me acerqué a la papelera y, efectivamente, unos extraños gruñidos surgían de ella al tiempo que el montón de toallas de papel vibraba. Aparté las toallas y... encontré un móvil.

El móvil

Ha pasado un hora más en el Blue y Asis va por la sexta cerveza. Ha dividido su tiempo entre miradas fugaces a la atractiva camarera y vueltas y más vueltas a sus pensamientos.

Aunque en estos momentos, el efecto de la cerveza, le mantiene ocupado dibujando figuritas en la barra, con los kikos del último cuenco. Dibuja circulitos de kikos, y les pone patitas con trozos cortados de servilletas…

La que parece ser la dueña del Blue, ya se ha parado a observarle en varias ocasiones. Asis la ha sonreído con una media sonrisa cansada y algo cargada de cinismo contra sí mismo… sí, estoy borracho, estoy solo y soy un tipo raro… ¿y qué?...

Finalmente, lo que tenía que ocurrir ocurrió. Asis se meaba como un niño pequeño. Con un cierto paso inseguro se dirige torpemente a los baños. El alcohol siempre le sentó fatal.

En el baño, bastante limpios para lo habitual en ese tipo de sitios, elige una de las cabinas individuales. Mientras se libera, con un suspiro y con los ojos vueltos hacia arriba de gusto, suena su móvil.

Deja que suene mientras recupera la lucidez de golpe. El corazón se le ha puesto a cien. Se cierra los pantalones y mira la pantallita iluminada. Es uno de sus compañeros.

Aunque parezca increíble, han tardado todo un día en darse cuenta de que Asis ha faltado hoy al trabajo. Ventajas de ser un tipo poco sociable.

En un gesto de estupidez sin precedentes, Asis arroja como si quemara, el móvil a la pequeña papelera que hay junto a la taza. Sale corriendo hasta la barra. Y algo pálido, pide a la camarera que le cobre. 12 euros le anuncia la camarera desde la caja. Deja un billete de 10 y otro de 5 sobre la barra, y sale corriendo del bar.

sábado, 17 de febrero de 2007

Dos pies izquierdos




Queridísimo o no tan querido blog: Hoy es uno de esos días nefastos en los que me he levantado con dos pies izquierdos. (¿Qué pasa? ¿Es que soy la única zurda del mundo o qué?)
Estoy escuchando una canción que se llama "Madre tierra". Es de un cantante y compositor uruguayo. Quien quiera saber más que busque en google o en youtube. rrggg...he empezado a trabajar en el Bar del Urpiano. Es un tío de lo más raro. Tiene unos preciosos ojos azules y cuando está en silencio hasta es atractivo pero luego se pone a hablar y rrrrgg...suele gruñir de un modo que hasta se me está pegando. Me ha contado una historia tremebunda sobre un rollo piramidal y cómo ahora nada en dinero. Un tal Von algo le hizo rico. Je, me encantaría conocerle y que me pase unos eurillos.

El bar no te quiero ni contar. Cuelgan los jamones y los embutidos soltando sus efluvios. Los parroquianos...algunos de ellos también sueltan sus efluvios. Me he puesto unas gotas de intenso perfume para contrarrestar.
Para no desentonar con el lugar, me he puesto una camisa de leñador. Creo que me sacaré unos extras aparte de algún bocata de chorizo ibérico, que es que una servidora se sabe cuidar.

En el Blue Bar me lo pasé bien, aunque no conseguí hacer hablar al chaval aquel misterioso. Puede que sea un autista. Se dice que los autistas son genios, pero maldita sea, no hablan ni llenos de cerveza. Eso sí, me aceptó la cerveza. Cuando me giré me pareció que me estaba mirando el culo. Rgggg.

He quedado con Ona para hablar sobre el libro y me ha dicho que tiene que contarme algo sobre unos sueños.

He decidido que mi tesis de sociología podría basarse en las relaciones sociales que emergen dentro de un bar. El bar como lugar sociocultural y de ocio, donde grupos de personas de distintas clases sociales y diferentes tipos de estudios conectan entre sí alrededor de unas cervezas y buena música. No sé me ocurre de momento qué más, pero ya lo ampliaré, hablando sobre las distintas edades, la generación ciber y otras mandangas. Algunos de los visitantes podrían ser cobayas para mi tesis.

Y bueno, lo de levantarme con dos pies izquierdos es porque estoy con una resaca que no me aguanto. Cuando cerraron el Blue Bar me fui al sidecar y acabé cantando en un antikaraoke con una peluca a lo "maria antonieta" cantando canciones de Blondie.
Es que ya es carnaval y no pude contenerme.
Me he ido a desayunar y se me ha enganchado un zapato de tacón en una de las rejillas del metro. He empezado a arrastrar la rejilla y estiraba pero no salía el zapato. Al final un chico de raza negra me ha sostenido el pie y me ha logrado desenganchar. Menuda vergüenza, como en las películas, rrgggg...
Y por último me he acordado que tengo que estudiar que el lunes tengo un examen.
Blog estoy que muerdo, esta noche en el Blue Bar que nadie intente sacarme conversación, que le morderé los ojos.

Madre Tierra...




Madre Tierra...

Desde mi insignificancia, tan solo quisiera formularte una pregunta... una pregunta que desencadena muchas más.

Tú que nos has proporcionado todo lo que necesitamos:

Frío y calor, todo complementario.
Arena y agua, árboles, montañas...
Materias primas, de tus entrañas
para poder progresar... y hacer que el día de hoy sea el futuro.

Solo quiero saber, en vista de como va todo...
¿hasta cuando vas a dejar el grifo abierto?
¿no crees que es hora de que tú misma nos hagas ver
que este camino de exceso, no es fuente de saber?

Solo te pido clemencia,
y que no te nos quites de encima
con un simple estornudo.
Estamos ciegos de codicia, delirio de grandeza
y olvidamos que compartimos estancia contigo.

Madre Tierra, haz algo.
No quiero hacerte más mal,
ni que tú nos hagas daño.
A nosotros y a los que han de venir.

Escuchando:
Madre Tierra (Jorge Drexler)


Bueno, te sigo explicando antes de que tenga que salir corriendo al callejón a acabar de vaciar mi pobre estómago.
Decía que Bluecita estaba radiante allí en la ventana. Yo no se que fué lo que me sucedió exactamente, creo que "eso" de la cena alteró bastante mis neuronas y acabé diciendo muchas tonterías. Seguro que hoy me arrepentiré de más de una y más de tres de esas ñoñerías que llorando a moco tendido le dije a Bluecita.

-Vaya, así que el duro de MAX anda de corazón tierno cual trovador enamorado, yo me parto y me mondo!!!
-A ver si el que te monda y te deja como una hamburguesa soy yo con las uñas, que no estoy para pitorreos. Déjame continuar que esto es muy serio.


Pues resulta que observando su silueta a la luz de la luna tuve una visión. Era la cosita más linda que he visto jamás, y ya sabes que soy un gato de mucha vida y las he visto de todos los colores, pero aquello era especial.

-Lo veo, lo veo perfectamente...
-Cállate capullo, así no hay quien se concentre y bastante me está costando ya sin tus interrupciones.


Por cuarta y última vez reemprendo la historia donde la he dejado:
Bluecita al principio no me hacía ni caso. Mantuvo las orejas gachas un buen rato para darme a entender que no le interesaba lo que le explicaba. Realmente tampoco es que yo estuviera muy acertado, más bien grosero como de costumbre. Al rato empezaron a salir de mi boca los versos más bellos jamás escuchados, y menos aún dichos por un gato como yo. Ella hizo un gesto de sorpresa, sus orejas se levantaron ágiles de un respingo y ladeó la cabeza mirándome con esos ojos azules, taladrándome el cráneo y llegando hasta la mismísima raiz de los sentimientos. Se acercó tanto a lo más interno de mí que llegué a asustarme de su poder.

-Buuuuuaaaaaa, qué será de mi ahora...ya no me vas a hablar nunca más!!!!
-¿pero qué dices atontado? Ahora es cuando más te necesito, a ver cómo me ayudas a salir de este embrollo!!!


Mira, creo que hasta me acuerdo de la serenata que le solté:

Llora mi corazón, lo abruman males múltiples
Tijeras lo cortan:
Fiebres, dolores, mal en el costado.

Llora mi corazón, está extraviado
Por la gata esbelta como una palmera,
Cuyos cabellos caen sobre su espalda.

Pero tendré pronto mi revancha
y la sorprenderé.
Entonces, cara a cara, nos reconoceremos...



Sueños. ¿Sueños?



-¡Mariona, espera!
Mariona agachó la cabeza para esconder la sonrisa que le saltaba a la cara cada vez que oía aquella voz. Si sus compañeras se enteraban de que le gustaba Salvador no la dejarían en paz ni un momento.
-Hola Salvador.
-¿Tienes un momento? quiero hablarte de lo que decidimos en la reunión de ayer…
-Mmmm, sólo un momento…
-No te preocupes Mariona, ya te cubrimos con la capataza, jijiji
Vaya, parece que no disimulaba tan bien como creía…
-Mariona, ¿cómo estás? ¿Te sigue molestando el hijo del dueño? Sabes que sólo tienes que decírmelo, y mis amigos y yo iremos a darle una lección…
-Salvador, no hables así… me asustas… ¿Qué decidisteis ayer?
-Vamos a ir a la huelga… ¡Esto no puede seguir así! Nos explotan, el otro día al pobre César le cortó la mano la máquina de cortar el acero… tiene dos hijos pequeños… su mujer vino a verme, con lo que gana no puede pagar las curas… y los dueños ¿qué han hecho? ¡Echarle sin más! Hemos organizado una caja de resistencia para ayudarle, pero tampoco es que nos sobre el dinero… yo estaba intentando ahorrar, quisiera casarme pronto… he encontrado a una chica que me gusta mucho…
Mariona levantó la cabeza alarmada… para encontrarse con los ojos de Salvador, que la miraban con picardía. Salvador inclinó la cabeza… sus ojos clavados en la boca de Mariona.
Mariona se mordió el labio inferior… iba a besarla… ¡allí ante las puertas de la fábrica!
-¡Mariona! ¡Corre, la capataza se acerca a los telares!
Se separaron de un salto y sonrieron.
-Te recojo a la salida


-¡Te recojo a la salida! Ona, ¿me oyes?
-Uffff, lo siento, me he quedado dormida otra vez. Sí, sí, perfecto, quedamos en la puerta del Blue a las 3.
Era tarde. Casi las 6. A las 8 de la tarde empezaba a trabajar en el Blue. Desde que Victoria decidió repartir entre los empleados el diez por ciento de los beneficios, todos vamos a trabajar más contentos. Si hubiera habido más jefes como Laura Victoria en la época de Mariona y Salvador…
Ouch, se estaba volviendo loca… Mariona y Salvador no existen, son un sueño, lo entiendes!!!!

Ona ató la bicicleta a una tubería, a la entrada del Blue Bar.
-Miaowwww
-Hola, ¿vas a guardarme la bicicleta, verdad, precioso? Hay mucho mangui suelto por aquí.
-¡Miiii aoww!
Realmente, me estoy volviendo loca… juraría que me ha dicho “¡No lo sabes tú bien!”
Ona entró en el Bar. Nerea ya había llegado.
-Hola Ona, ¿Qué tal? ¿Ha vuelto ya Liam de Francia?
-¡Hola guapísima! Sí, me recojerá a la salida. Luego te lo presento. A ver como se da la noche…

VIernes

Ha gustado, sin duda alguna, anoche ví a Nerea más entusiasmada de lo normal, rondaba a los clientes, les retiraba la copa vacía rápidamente y les preguntaba si querían otra, creo que es una muy buena idea, a pesar de que Carlos, tan cerrado como siempre me dijo: Estas loca, mujer…solo en Disney y las películas de ciencia ficción se reparte la caja! Bueno, menos mal que el Bar es mío y hago lo que me da la gana!

Pues eso, que ha sido una buena noche, estuve a punto de sentarme y sacar conversación a un tipo medio extraño, pero estaba con cara de pocos amigos, así que mejor no molestarlo. El gato ese, que veo por todas partes ha vuelto, un día de estos le voy a preguntar que busca…jajajaja ya me imagino mi cara si me responde jajajaja.

Como hoy es viernes le he dicho a luigi que le diga a ese amigo que tiene y toca tan bien la flauta, que venga al BB, es muy relajante. No sé por qué, pero esta noche creo que será divertida y si no lo es, al menos tendremos una ambiente musical agradable. Me pregunto que tipo de ambientación pone el Bar nuevo, a mi me da que tiene una radio y ponen los partidos de fútbol…jajaja risa infinita jajaja no no no, que mala que soy…a lo mejor es agradable, un día de estos iré a tomar algo y aprovecho para hacer benchmarking, me puedo llevar una sorpresa!

Tengo que llamar a Eugenia y decirle que pase esta noche por el Bar, tengo ganas de reír y pasarme un buen rato, con ella eso esta garantizado, la animare diciéndole: tienes que pasar esta noche un ratín por el BB, quizás encuentres el “churri” para esta primavera.

Bueno, voy a dejar la posición horizontal y de pensar en voz alta.

viernes, 16 de febrero de 2007

Financiación para una nueva vida


Mientras espero a ver lo que me reponde Nerea, os contaré como cambió mi vida gracias a internete.

Pues eso, Kike, mi sobrinillo os acordais?, me enseñó la computadora (grrr) y me dice, mira tito, esto es muy fácil, pones google y a navegar.....

Y claro lo primero que busco es "como ganar dinero y cambiar de vida para olvidar esta mierda de pueblo y a los cabrones de sus vecinos"... y pummm, 15.756.983 paginas encontradas con ese texto.... casi ná. Pero lo vió el soso de Kike y me dijo que había que ser mas explícito en la busqueda, pero como no lo entendí, me indicó que pusiera menos palabras.... y así fue como cambió mi vida. A las vacas las empezó a ordeñar mi sobrino, las obejas cada vez salían menos y siempre solas con los perros y el bar comenzé a abrirlo un poco más tarde..... Pero eso solo fue el principio.

Por fin encontré lo que andaba buscando... "Si quieres ganar dinero fácil y desde tu casa pincha aquí".. pues eso, que pinché.... y empecé a leer nosequé de una estructura piramidal, nosequé de venta telemática en prisma invertido, nosequé de círculos concéntricos perimetrales..... total, que al final había que poner un número de cuenta y un imeil (que menos mal que kike me lo había explicado antes). Por supuesto rellené mis datos con orgullo. ano@hotmail.com... que de correo me llegaba, que barbaridad...... y así fue como cambió mi vida.

Al principio pensé que algo no iba bien, ya que los números de mi cuenta eran cada vez más bajos, pero cuando pregunté a mi superior en la pirámide tropeceidal ( grrrrr por si las moscas) me comentó que era normal, que estábamos en época de inversiones, que esperara un correo de la persona que entraría por debajo mía (grrrrr) en la supraestructura... Pos muy bien... a esperar...

Hasta que un día apareció... ya casí había abandonado toda esperanza cuando me llegó un correo de gonzaloVonTischdendeEspinosa@megamillonario.es . Total, que a mi me tocó explicarle que mientras más dinero invirtiera, antes aparecerían los beneficio (sobre todo para mi, ya que mi cuenta empezaba a colorear en rojo y necesitana un ingreso rápido).

Tras solo un día de espera intenmté ponerme en contacto con mi superior de la pirámide, y me entero que tal persona no existe, que yo estoy ahora en la cima (que ilusión, nunca he sido el número uno en nada). Como esto no me da muy buena espina doy orden al banco de no soltar ni una chica más, a la vez que, y después de 300 correos, 25 faxes, 89 llamadas telefónicas y 36 mecagontusmuertos conseguí desaparecer de la red.

10 minutos después me llama mi nuevo buen amigo, el director de mi sucursal, que me anuncia con voz melosa (grrrrr) (puaj, que es un tío coño) que un tal Gonzalo Von nosequé me ha realizado una transferencia de 999.999.999,36 €..........y así fue como internete cambió mi vida.

El antiguo Urpiano desapareció, para dar lugar al nuevo Urpiano. De eso se encargaró un amigo de Kikellamado Asís, que chaval más majo. Por unos pocos miles de euros, se hizo imposible seguirle la pista al dueño de ano@hotmail.com....

Pues eso, os dejo que me acaba de pitar el movil con um mensaje.... es de Nerea (grrrr) que solo `podrá trabajar los fines de semana....La llamaré mañana para decirle que Ok, que me trabaje (grrrrrrr) cundo quiera (grrrr) y donde quiera (grrrr)

¿Cuáles pueden ser los efectos del alcohol?

Estoy contenta. La jefa nos ha dicho que ¡el 10% de la recaudación cada noche será para nosotros! Ni renegociar me hará falta.
Ahora toca hacer que la recaudación suba y tendré que inducir a un coma etílico a los clientes. Ese de ahi al fondo, en las sombras, ya lleva dos cervecitas. En las sombras parece guapo pero me da miedo acercarme por si a la luz destiñe. A ver si le enchufo una tercera cerveza. También pasaré por las mesas quitando vasos y preguntando si van a querer algo más. Sí, puede que sea un incordio pero quiero que beban todos como esponjas. Además así se les suelta la lengua y se convierten en grandes conversadores.
Veremos que pasa hoy y cuáles son los efectos del alcohol en el Blue Bar. Por lo menos que no sean tan graves como los del gato que estuvo ayer maullando una serenata en la puerta.

He llamado al Urpiano pero no estaba. Le he dejado un mensaje en el contestador ofreciéndome a trabajar en su bar los fines de semana por la mañana. A ver qué dice.
Me he puesto a elaborar una caipirinha con la coktelera para ver si me piden cocktails y me lo he bebido. Estoy contenta, no sé por qué.
Me acerco al individuo sombreado: -Hola, veo que tu cerveza está casi vacía. ¿Quieres una más? cuando quieras me la pides. Toma, aquí tienes unos kikos ultra salados ("que te harán beber aunque no quieras") invitación de la casa.- Le dejo el revoltillo en un cuenco que ponemos a los clientes con cada bebida.

Me alejo a charlar con otros clientes mientras dejo que se le quede la imagen de una cerveza bien fresquita en la mente. Hablo un poco con Ona, con Victoria y vuelvo a la barra con los vasos que he recogido. Esto marcha, ya me han pedido un Befeeter, un gin tonic, un malibú con piña y un ginger ale. Me quedo mirando disimuladamente a los que beben en la barra a ver si alguien necesita un trago. Parece que todos están absorbiendo líquido como fieras esta noche. Me dan envidia. Creo que voy a prepararme un cuba libre. Estoy con el puntillo. Esta noche tengo ganas de hacer amigos.

Vuelvo hacia el chico del fondo de la barra. Es enigmático y no parece encajar con el ambiente del Blue. Parece algo bohemio.
-¿Qué tal va esa sed? ¿Qué te ha traído por el Blue Bar? ¿Sed de alcohol, de aventuras o de ambas cosas? ¿Sed de libertad? (Jum, eso último me recuerda a un slogan de bebidas. Un mensaje subliminal también puede hacerle beber)-
Voy a intentar no beber más que cuando bebo más de tres cosas me pongo tan loca como las cabras. Estoy trabajando y no me puedo permitir tonterías. Pero estoy contenta. Sonrío mientras apoyo mi mano izquierda en mi moflete izquierdo y en la otra sostengo una sombrillita japonesa de esas que decoran vasos y le doy vueltas, mirándole fijamente.

jueves, 15 de febrero de 2007

En la barra del Blue

Asis se ha refugiado en el extremo más oscuro de la barra. Las dos primeras cervezas le han dado algo de lucidez y su tensión se disipa poco a poco.

Observa a la que parece ser la dueña del bar. Asis la clasifica, como una de esas personas que necesitan hablar con todo el mundo, los conozca o no los conozca, y se estremece solo de pensar que pueda dirigirse a él.

Quiere pasar desapercibido. Quiere fundirse con las sombras por esa noche. Pide una tercera cerveza a la camarera, que le mira como con aire de reprimenda.

Cuando se gira en busca de la cerveza, Asis aprovecha para mirarla el culo. Hmmm. Nada mal. Tiene un punto interesante, un algo diferente.

La camarera se gira, le mira por un instante fijamente, y le sonríe, de nuevo con ese tono de reprimenda, adivinando el anterior objetivo de los ojos de Asis. Le pone su cerveza y se dirige a atender a otros clientes.

En este bar todo el mundo parece conocerse. ¿Cuándo fue la última vez que salió a tomar unas cañas acompañado?. Demasiadas horas de laboratorio, demasiadas horas tras una pantalla... sus escasos conocidos de confianza, son nombres virtuales al otro extremo de internet.

Y de uno de esos nombre virtuales, depende su futuro inmediato. Pero eso será mañana. Por hoy, solo quiere cerveza. Solo quiere sombras.

La Competencia

Ayer fue un día extraño, termine en la terraza del piso tomando un Bailey y escuchando Arrebato sola, me gusta el CD anterior, y en especial esa canción que habla de por un beso de tu boca…la la laa… Mi piso es pequeño, algo así como 55 m2, no quiero ni necesito más, pero tiene una terraza de 20 m2 que es el sueño de muchos, esta ubicado en Paseo Joan de Borbón y vista al Puerto. La decoración es minimalista con toques extraños, pocos objetos, pero necesarios, a destacar el sofá enorme, el home cinema y la lámpara verde.

Mientras volvía a casa me he dado cuenta que han abierto un nuevo Bar en la zona, es increíble como se ha puesto el Born (OOOooHHhh y ese no es el gato que ronda por mi calle…ummm no no, debe ser otro). Este no tiene nada que ver con el mío, es más, son polos opuestos, algo así como Urpiano Bar, qué clase de nombre es ese para un Bar?no me quiero ni imaginar sus dueños! apuesto que ese nombre (Urpiano) es el de uno de ellos, horror!!!. No creo que podamos compartir clientela, o quizás me equivoco y hay gustos para cada momento. Como no puedo permanecer inmóvil ante los hechos y me gusta ser proactiva más que reaccionaria, esta noche antes de abrir el Bar hablaré con mi equipo:

Las chicas:
Ona: una estudiante muy joven, pero con una iniciativa y creatividad increíble.
Nerea: amiga de Ona, hace muy poco que trabaja con nosotros, me parece que se acopla bien y me gusta su forma de trabajar
Gema: una señora de unos 50 y tantos, nos ayuda con el orden y limpieza, llega cuando quiere y se va siempre de última, tiene un pasado triste.

Los chicos:
Alberto: un ex - guardaespalda, ex – alcohólico y ex - tranjero, un día les contaré la historia de este hombre. Es el Barman y al mismo tiempo nos cuida.
Luigi: un chico joven de 20, no le gusta estudiar, es medio músico y bohemio, a veces nos sirve de DJ, otras tantas, ayuda en la Barra y muchas otras, trae a sus amigos a tocar algo en vivo.

Pues a este “Team” les voy a decir que cada noche, una vez cerrada la caja, repartiremos el 10% de lo obtenido entre ellos. Quizás no sea mucho inicialmente, pero, si seguimos el ritmo de estas ultimas semanas, creo que será un extra interesante.

Bueno, a ver si termino de despertarme y dejo de pensar en el Bar, hoy hace un día precioso y me apetece dar un paseo por la orilla de la playa, a muchos no le gustan la Barceloneta, a mi me encanta, puedo poner la toalla en el hombro y caminar hasta la arena y volver a casa sintiendo la arenilla en las zapatillas, tranquilamente.

Virus

Tras unas cuantas noches en vela investigando los secretos de la red, necesitaba airearme un poco. La verdad es que, pese a mi determinación, había avanzado más bien poco. Cuando, tras media hora pinchando aquí y allá, por fin parecía que llegaba a alguna parte, todo se había ido al garete. Había encontrado un sitio en el que podía escribir preguntas y alguien te contestaba al segundo. Parecía magia. Escribías "¿cuál es el peso atómico del mercurio?" y te aparecían como veinte párrafos en los que se leía claramente el número y peso atómico de este metal. "¿Nomenclatura del ácido bórico?" y te aparecía la del bórico y ortobórico, e incluso del metabórico (sin haberlo preguntado...) Dado que la cosa iba viento en popa, me decidí a hacer la pregunta del millón. "Quiero conocer chicas guapas". Iba a especificar " a las que no les importe el físico" pero me pareció incongruente. De todos modos no hizo falta especificar mucho. Me apareció una lista larguísima y empecé a pinchar aquí y allá.

De repente me apareció una página gris con una pregunta en el centro: ¿Tienes más de 18 años? Pinché en "sí" y... mi ordenador se volvió loco. Empezaron a aparecer páginas y más páginas con fotos de chicas desnudas, solas o acompañadas, mirando provocativas o en posturas... En fin. Que empecé a cerrarlas y cuantas más cerraba más se abrían. A la vez salían mensajitos con botones que no me daba tiempo a leer. Unas veces pinchaba en "sí", otras en "no". Al final había tantas pantallas abiertas que no sabía qué hacer y llamé al servicio técnico. Cuando les conté lo que me había pasado me preguntaron que si tenía antivirus. Les dije que la triple vírica de pequeñín y la de la polio. A los cinco minutos tenía un técnico en casa metiéndome bronca.

Lo de no saber que tenía que comprar nosequé de un oso panda, un antiespías y un fairyguay para el ordenador no le molestó tanto como el ver que tenía una taza de té en esa especie de posavasos que, según me dijo después, servía para ver deuvedés. Se pasó dos horas trasteando la máquina y finalmente se fue tras cobrarme 120 euros por "servicio urgente".

Habían pasado un par de días y no me había atrevido a encender el ordenador de nuevo. Tampoco me atreví a entrar en un bar que acababan de abrir en el barrio, muy moderno. Al asomarme a la puerta vi a una camarera muy guapa y a una pianista muy elegante. Varias parejitas se achuchaban acarameladitas, celebrando sin duda el nefasto día de San Valentín (cuánta pasta no me habré gastado yo en esta fecha para acabar huyendo de los bares con camareras guapas). Demasiada tentación para alguien que intenta superar su adicción a las relaciones inevitablemente cortas.

Finalmente llegué a otro local, también nuevo. No tenía nada que ver con el anterior. Era terriblemente rústico, el olor a fritanga se percibía desde la otra acera y las ristras de morcillas que colgaban junto a los jamones no tenían pinta de haber pasado ningún control de sanidad. Pero no había mujeres y las tapas de la barra tenían una pinta estupenda. Si los vasos estaban medianamente limpios, aquello era exáctamente lo que necesitaba.

Comida de tarro al curry

Queridísimo blog:

Estoy colapsada. Justo empecé a currar en el Blue Bar. Es un ambiente sofisticado, muy azul. No es que paguen una maravilla pero igual con el tiempo me suben el sueldo, "porque yo lo valgo". A las tres de la mañana toca cerrar todo, recoger los vasos vacíos, barrer las colillas y restos de paquetes de cigarrillos que han tirado al suelo...en fin, que acabo medio muerta. Los clientes son muy variopintos y me gusta analizarlos en la distancia y hablar con ellos cuando se acercan a la barra, solitarios, buscando conversación por puro aburrimiento o por exceso de alcohol.
Se dice que los niños y los borrachos siempre dicen la verdad. Por eso me gusta este trabajo de camarera.

Por la mañana me cuesta levantarme. Tengo miedo de estarme transformando en algo similar a lo que describía Kafka.
Luego a la Universidad. Me topé con Ona y le pasé un libro que encontre en la biblioteca porque supuse que le gustaría. Los mediodías de una a cuatro me como un bocadillo y me paso el tiempo ahi, ordenando libros y atendiendo a los usuarios. Para rematar, me han llamado del otro bar donde eché el currículo. El Urpiano bar. Le dije que me lo tenía que pensar. Que me pasaría por ahi para ver el ambiente que hay y comparar. He pasado por ahi antes de ir al Blue Bar y estaba todo lleno de gente bebiendo cerveza por el morro. Me tomé algo a la salud de Urpiano y salí deprisa sin decirle nada porque aún estoy meditando qué hacer.

Lo malo es que si me pongo a currar en el bar ese es de 8 a 6 de la tarde. ¿Y cuando estudio? ¿Y que será de mí sin mi biblioteca? ¿Y sin internet gratis? Pero tengo que pensar en que hace tiempo que estoy monetariamente "broken", "quebrada". Y el sueldo de un becario es prácticamente nulo.
A ver, no puedo ser un robot. Me temo que iré a decirle a ese hombre que no puedo. Si quiere contratarme, tendrá que ser los fines de semana y festivos por la mañana. Entre semana, que nadie me quite mis libros y mi internet.

También podría apretarle las tuercas a Victoria, la dueña del Blue, ya que si en otro sitio me ofrecen más ella tendría que igualar la oferta ¿no?

Leí que en las entrevistas la persona más alta mira hacia abajo a su interlocutor y juega con ventaja. La dueña es más alta que yo, así que me pondré unos pedazo bestias zapatos de tacón.

Voy a entrenarme:
-Mira Victoria, me han ofrecido tanto la hora en el bar nuevo. ¿No te parece que podríamos renegociar? - Entonces me la miraré fijamente desde ¿arriba? con mi mirada llena de rimmel y me subirá el sueldo.

Queridísimo blog, me largo ya que una de las funcionarias jefe ha salido por la puerta. Otro día contaré que pasó con los trabajos y hablaré un poquito de la clientela.