martes, 23 de octubre de 2007

La nueva temporada: La segunda blogonovela

Queridos amigos e insomnes: En cierta cena muy reciente, mi mala cabeza, (y cierto grado de alcohol) me envalentono a decir al Club que tenia una idea para la segunda temporada: así que os informo que hay un nuevo blog, en donde se ha empezado una nueva novela con nuevos personajes, nuevos escenarios y... quizás con nuevos misterios. En esta ocasión contamos, (por ahora, al menos) con un nuevo miembro: Harkelia.
A quién aprovecho para dar las grácias, por haberme ayudado a dar forma al principio del proyecto con su personaje Beth: muchas gracias a todos y a ahora os dejo para "liarla" en el otro blog. Y como siempre: BESOS A TODOS. BJ. Aqui hay el enlace a la segunda temporada.


lunes, 15 de octubre de 2007

El final de la primera temporada

Nos vemos pronto.
;-D

video





jueves, 14 de junio de 2007

Descargate el libro del verano... es gratis

Sólo falta que Norma nos haga una portada artística de las suyas... (ella aún no lo sabe)

Descargar libro

En breve tendremos la opción de adquirirlo en formato papel. Estamos negociando un buen precio.

PD: Es el primero que edita Edítame, por lo que os ruego disculpéis los errores.

domingo, 3 de junio de 2007

Epílogo

Picio estaba ante la puerta de Ona. Estaba nervioso, aunque no sabía muy bien porqué. Le dolía la cabeza y no recordaba nada de las últimas veinticuatro horas. Seguramente se había pasado con el vino. Ese Urpiano... Lo único que tenía claro es que debía disculparse con Ona. ¿Pero por qué? Daba igual. Si algo tenía claro es que siempre metía la pata, aunque no sabía cómo. Esta vez tenía una carta de disculpa. El sobre estaba cerrado. "Para Ona".

No recordaba haberla escrito. Pero aquella era su letra. Quizás debiera leerla. Pero el sobre estaba cerrado. No creía que borracho pudiera estropear más la situación que sobrio. Y como no recordaba lo que había hecho sobrio... Ona abrió la puerta.

- Qué haces aquí. ¿Vienes a por más?
- Ehhhhh... ¿Sí?
- Encima cachondeito. Lárgate, no quiero volver a verte.
- Espera te he escrito una carta. Luego me voy si quieres.
- ¡Métete la carta donde te quepa, rata!

La puerta se cerró en las narices de Picio. Pero había algo que no le cuadraba. La carta ya no estaba en su mano. Si no quería leerla, ¿porqué la había cogido?

Ona no sabía porqué abría la carta con ese frenesí. No había nada que aquella rata inmunda pudiera decir para que... ¿pero qué era aquello?

Queridísima Ona,

Llevo años pensando que las mujeres me abandonaban siempre por ser demasiado guapo y acabo de comprender que es porque era demasiado tonto. Lo único que he hecho en la vida es estar con mujeres que buscaban mi físico porque no había nada más que encontrar en mí. Y nunca me importó porque esas relaciones esporádicas eran lo único que tenía. Lo único que conocía. Ahora he descubierto que en la vida puede haber algo más. Que puedes encontrar una persona que, por diferente que sea a tí, puede llenar tu vida como nadie lo había hecho.

Sé que somos muy distintos. Que no tengo nada que ofrecerte. Pero también sé que a tu lado nada me importa. Que incluso sin hacer nada, tu sola presencia me conforta. Estar a tu lado me hace feliz. Porque sí. Y por esa sensación estoy dispuesto a renunciar a mi pasado.

No me preguntes cómo (básicamente porque no sabría explicarlo) pero he conseguido que unos señores muy amables borren de mi cerebro todas mis relaciones pasadas. Cuando acabe esta carta no recordaré haber estado con ninguna otra mujer. Por lo que es probable que no recuerde absolutamente nada de mi vida pasada. Sólo recordaré los momentos que he pasado contigo. No necesito más. Sin tí, mi vida estará literalmente vacía porque los últimos años me los he pasado con una y con otra y... ups, lo estoy volviend a hacer... En fin. Que si sientes a mi lado lo que yo siento al tuyo... dame una oportunidad más. La cagaré mil veces, porque no van a volverme listo de golpe (se lo he preguntado y aún se mean de risa) pero vaya. El mismo error no voy a cometerlo.

Te quiero,

Pitín

PD.- Esta carta tiene información clasificada así que me han dicho que debo destruirla. Si me perdonas sólo tienes que decir MEME.


Ona no entendía nada, pero estaba sonriendo cuando abrió la puerta y se encontró a Pico con la misma cara de tonto que lo había dejado.

- Pues sí debes ser muy tonto si te piensas que me voy a creer esta sarta de mentiras. Además... ¿Qué diablos significa esto de MEME?

Con un rápido movimiento Pitín le arrebató la carta y se la comió ante la atónita mirada de Ona. Picio hacía unos esfuerzos terribles por tragarse aquel papel.

- Uf! Tengo la boca seca... ¿Qué ha pasado? ¿Tienes un vaso de agua?

Ona no pudo contener la risa.

- Estás loco... No pienso darte agua. Pero quizás esto te ayude.

Aquel beso duró muchísimos años. En ocasiones lo abandonaban momentaneamente para respirar, comer o incluso hablar, pero el hilo de su vida era aquel único beso por etapas. Pasó el tiempo y Pitín jamás volvió a hablar de otras mujeres. Ona, que empezaba a dudar sobre la falsedad de aquella carta (de cuya existecia también empezaba a dudar), había intentado provocarlo en alguna ocasión, pero Pitín se mantenía en sus trece. Jamás había estado con otra mujer. No recordaba donde había aprendido a besar así o a hacer aquello que... No recordaba nada. Y Ona acabó por aceptarlo. Picio, o Pitín, o como leches se llamara, había renunciado a su pasado por ella. Y juntos decidieron construir un futuro. Y lo hicieron como mejor sabían.

Ona ya no estaba por revoluciones pero tenía experiencia como camarera. Pitín no sabía hacer nada, pero tenía un paladar exquisito. Para colmo, Urpiano se había enamorado de una mujer que conoció... no sabía cómo. Y decidió dejar de trabajar y volverse al campo con ella. Le cedió su local a Pitín y le ayudó a reconstruirlo. A condición. Como contrapartida sólo exigió barra libre de vino y jamón cuando fuera a Barcelona y una participación en los beneficios. Pero el Pitín Bar daba beneficios a raudales. Todos los amigos del taxista venían a charlar con Pitín y el negocio funcionaba a las mil maravillas. Y Ona... Ona era la única de toda aquella historia que recordaba que algún día existió un Club de las Noches en Vela. Y guardaba ese secreto como un tesoro. Algún día aquella información volvería a meterla en una extraña aventura... Pero eso es otra historia.

sábado, 2 de junio de 2007

Y Picio... la pició

Este post parte de Violetas para la eternidad y transcurre mientras pasan los siguientes... o no.

La cámara se para en el plano general. La gente se besa mientras aparecen los títulos de crédito y la música va subiendo y... ¡Ein? ¿Por qué se corta la música y desaparecen los créditos? Zoom vertiginoso del plano general a plano corto de una pareja que se besa. Él es rematadamente guapo... Pero... Será tonto... Despega sus labios de los de ella y... parece que quiere hablar... ¡No lo hagas, no lo hagas!

- Pues sí que huele a violetas sí...

¡Ouch! Lo ha hecho.

- Bueno no te preocupes ahora por eso y vamos a lo nuestro... ¿De qué te ríes?
- No... Te vas a reir, je, je... Me estaba acordando de una vez que me besaba con una novia que tuve y olía también a flores pero claro, es que trabajaba en una floristería y estábamos en el almacén rodeados de todo tipo de plantas...
- Bueno... Ya... Bien.
- No, no. Lo bueno no es eso. Lo bueno es que entonces me di cuenta de que se me había clavado un rosal en la espalda porque estábamos desnudos y...
- Picio... A ver cómo te lo digo... Toda esa información me es del todo innecesaria. Me importa un carajo lo que hicieras con tus anteriores novias.
- Ya perdón.
- Pues bésame y calla... Y borra esa sonrisa idiota. ¿Sigues pensando en el puñetero rosal?
- No, no qué va. Pensaba en la cara que puso su hermana cuando nos pilló. Es que yo había salido con ella la semana anterior y claro, no le hizo gracia. Puso una cara así como la tuya ahora. Y también puso una cara similar su prima Maripepi cuando me pilló con...

Doscientas parejas dejaron de besarse en el mismo instante en que la mano totalmente abierta de Ona impactaba en la mejilla de Picio, que no la vio venir. Tampoco vio irse a Ona pese a que sobre el zumbido que resonaba en su oído izquierdo le pareció oir un "vete a la mierda". Cuando se recuperó, ochocientos ojos inquisitivos lo fulminaban con miradas de desprecio. Había vuelto a hacerlo. Sabía perfectamente que si quería mantener aquella relación no debía abrir la boca. Pero menospreció su estupidez. En cuanto volvió a sentirse cómodo, metió la pata de nuevo. Necesitaba hablar con alguien. Preguntarle a alguien más sabio cómo podía arreglar aquella situación. y lo más importante. Cómo evitar que volviera a ocurrir. ¿Y si se cortaba la lengua?

Echó a correr hacia el BB. Quizás Urpiano estuviera allí. Él le aconsejaría. O al menos le acompañaría en su plan B. Ventilarse cuantas botellas de vino cayeran en sus manos. Al girar la esquina reconoció a Urpiano desde la distancia. Aún tenía la bata puesta del hospital y, Dios, ¡se le veía todo! Pero... ¿por qué lo llevaban a cuestas aquellas personas y lo subán a la furgoneta? Con el culo al aire o no, era su última salvación. Así que se subió a un taxi al grito de "siga a esa furgoneta".

El taxista se giró y lo miró de arriba abajo. Luego sonrió y dijo: "Llevo veinte años haciendo el taxi y siempre soñé con que llegara este momento. ¡Abróchate el cinturón!"

Un segundo después el taxi sorteaba coches a toda velocidad sin perder la pista de la furgoneta. Picio no sabía que haría cuando los alcanzara. Tampoco sabía por qué miraba esa otra furgoneta que seguía su mismo camino... De hecho, el tío del corpiño y los ligueros que iba dentro le sonaba... Serían imaginaciones suyas.

Tras un largo recorrido, la furgoneta había parado frente a un caserón. El taxi se detuvo a una distancia prudencial para evitar ser vistos. Entonces Picio recordó por qué se sentía intranquilo. Había salido de casa tan precipitadamente que no había cogido la cartera.

- Verá señor... Acabo de darme cuenta de que no llevo dinero... Yo...
- No te preocupes guapo. Ha sido un placer. Toma mi tarjeta y llámame cuando necesites LO que sea...

Qué señor tan amable, pensó Picio mientras el taxi se alejaba. Daba gusto comprovar que aún quedaba en el mundo gente dispuesta a ayudar al prójimo sin esperar nada a cambio. Lo llamaría algún día para ir a tomar algo. Pero primero... ¡Rayos! La furgoneta de los travestis había llegado también. Pero ahora los travestis se habían vestido totalmente de negro y se dirigían a urtadillas hacia la casa. ¿Serían también amigos de Urpiano? Los siguió en silencio.

Lo que pasó a continuación no lo entendió del todo. Hubo disparos y mucho follón. Algo demasiado complicado para alguien tan simple como Pitín. Pero como parecía divertido siguió observando. Cuando todo parecía haber acabado se escondió detrás de una puerta. Los travestis de negro hablaban de... ¡borrarle la memoria a la gente! Picio se armó de valor y entró en la sala.


Al y Doc contemplaban todos aquellos cuerpos dormidos, pensando en la cantidad de trabajo que aún tenían que hacer cuando por poco les da un infarto. Un chicarrón guapo como el solo había hecho su aparición en escena.

- ¡Eh! ¡Eh! ¡Señores travestis! ¿Es aquí donde borran la memoria?

Adiós

"Querido ciberdiario:

No recuerdo casi nada de mi vida pasada. Me debí pegar un fuerte golpe en la cabeza contra algo pero ni siquiera recuerdo cómo ni cuando sucedió.

He decidido borrar mi ciberdiario y empezar desde cero, porque no me reconozco en ninguno de mis posts. Por no acordarme, ni recuerdo a ese Albert, el vecino de arriba, ni lo que sentía por él, por más que he leído mi ciberdiario. Ona me dijo que le parecía raro, que no recordaba que me hubiera golpeado con nada, que me cuidara y me abrazó fuerte cuando nos despedimos.
Un abrazo que siempre me recordará a que dejo una buena amiga en Barcelona. Puede que sea ese recuerdo el que un día me haga volver.

Me contó que hubo un barullo en el bar y que se fue con Picio a besarse entre una multitud de gente que se besaba. Cuando me cuentan cosas, todo me parece irreal. Picio es tan guapo que parece irreal y cuando ella me cuenta que les unió un sueño...en fin.

Me siento diferente y cuando miro a la gente, a Urpiano, A Laura Victoria, Gema, mis compañeros de trabajo, a Alex, también tengo una sensación de extrañeza que no consigo comprender, como si hubiera una pieza suelta en cada uno de ellos, algo que tendría que saber que no sé.
He ido al psicólogo y me ha dicho que lo que me pasa es que he estado en situación de estrés. Me recomienda unas vacaciones. Ya he hablado con Laura Victoria y me las da. Eso es una jefa como Dios manda. Ojalá encuentre una igual allá a donde voy.

De Urpiano no sé nada y su bar sigue cerrado.

La primera noche de mi vida la recuerdo cantando en el Blue Bar, un lugar que me era familiar, con Alex, una canción que también tenía memorizada en algún rincón de mi cerebro. Al principio recordé que Alex y yo vivimos en el mismo piso y que habíamos salido esa noche a pasarlo bien en un karaoke.
Después encontré una nota suya en el bolsillo de atrás de mi pantalón. Era una declaración de amor. ¿Cuándo me la dio? ¿Ya había yo respondido o aún tenía que hacerlo? Empecé a beber y beber. Él me miraba, como esperando una señal. Estuve apunto de darle un beso de tornillo pero me contuve. En vez de eso le di un fuerte abrazo y le dije:

-Sólo sé que quiero ir a Argentina, a redescubrir a mi familia, de la cual no recuerdo nada. Me voy. Deséame suerte-
-¿Cuándo volverás?-
-No lo sé. Necesito encontrar mi paz interior, redescubrir quien soy y lo que quiero hacer con mi vida-
-Nerea, te estaré esperando-

Son duras las despedidas. Ese abrazo es el segundo que un día puede hacerme volver a mi ciudad natal. El me quiere de verdad, me he dado cuenta en el instante que he mirado sus ojos por última vez.

Ahora estoy en el aeropuerto, en la zona de embarque, con el wifi a toda pastilla y el portátil y las maletas rojas, a las que no quito ojo. Atrás dejo mis botas y zapatos de tacón, mis ropitas sexys de la noche, mis compacts. Sólo llevo lo imprescindible. Estaré madurando, supongo. Me siento bien, sonrío.
Uy, en el banco de enfrente un chico me mira y me devuelve la sonrisa. Me suena tanto...¿Será un viejo amigo? Si pudiera acordarme..."

Asís mira a Nerea y sonríe. Parece que el destino les reserva asientos contiguos en el avión. Es evidente que no le recuerda porque ella sigue enfrascada en su portátil.

viernes, 1 de junio de 2007

Desde el Olimpo Condal al regreso a Itaca



-Insisto que eso es una brecha en el sistema de seguridad! Podría ser peligroso.-Dijo casi a grito pelado el hombre vestido de emperador Nerón.

-Oh! Por el Amor de Dios! Quiere calmarse. A fin de cuentas, les debemos mucho a esas personas. No olvide que gracias a ellas podemos estar todos reunidos aquí con nuestra memoria intacta.-Le espeto el Gran Maestre del Temple.

-Si, pero para darles las gracias no hacía falta subirles hasta nuestro escondite.

Casi nadie que se le pregunte por lo que hay en Montjuïc, dirá que allí se encuentra el Faro de Barcelona. Ese edificio anónimo para la mayoría, solo resplandece como nunca en las noches límpidas de luna nueva. Es en esas condiciones cuando puede hacer honor a su función de luz guía. A pesar de la contaminación lumínica, esa luz blanca se puede ver a 24 millas náuticas, casi 50 Km; Convirtiéndose así, en la señal de bienvenida a los llegados por mar a la Ciudad Condal.

Esta noche, los miembros del Club de las Noches en Vela se hallan en Conclave. Todos habían escapado a tiempo del BB, pero la urgencia de iniciar la reunión les había impedido quitarse los disfraces usados para pasar desapercibidos entre los frikis presentes en el Karaoke.
Ahora en la planta superior,en el salon que había sido el comedor del farero, están seis personas en plena discusión.

-Caballeros, cálmense. Les aseguro que son gente de confianza. Tengan en cuenta que las señoritas, como bien dice su Eminencia han probado su honradez. Además, ya saben que mi guardia personal tiene todas la zona bajo control.- una voz de barítono salía de un hombre corpulento ataviado con un traje de Zarth Bader, aunque sin el casco.

-Disculpe su Alteza. Sabemos que la Guardia Real de su madre es la mejor, pero dudo que nos sirva de mucho si la gente peligrosa se encuentra ante nosotros. Aún que es cierto que esas chicas no las puedo considerar como gente que nos pueda traer problemas.- Contesta un hombre menudo vestido de Isaac Newton.

-Oiga, señor Puertas. Esa gente es de mi propia guardia personal. Recuerde nuestras normas: Nadie debe saber de nosotros. Ni siquiera su Majestad, mi madre no conoce la naturaleza de estos asuntos. Así que más le vale que se pregunte por si alguno de sus subordinados ha provocado una chapuza por la que la gente se quede sin su famoso programa Ventanitas EquisPé y deje en paz a mi Reina.

-Eh oigan, por que no nos calmamos un poco todos de una vez. Si esa gente nos tiene que conocer, que sea con una imagen de agradecimiento y de colaboración. Que parece que en lugar de ser aliados en esto, parecemos comadres a punto de sacarse los ojos. Y usted Señor Wells, podría decirme porque su Jefa no ha venido a esta Conclave. Parece mentira que sea ella la que siempre falla. -Dijo la voluptuosa mujer vestida de Tara Krof, heroína de los videojuegos, dirigiéndose en esa ultima frase a un hombre vestido de traje.

-La señorita Kematapoluvorous no ha podido llegar a tiempo y les presenta sus disculpas. Su jet privado ha tenido problemas técnicos al despegar de Milán. Llegará en dos horas. Entonces. Díganme, puedo hacerlos pasar?

-No. Solo que pase Asis. Quiero saber porque se ha presentado con esa chica ante nosotros.

-Eminencia, ya nos ha dicho que se trata de Nerea, esa chica que entro en nuestro chat y que gracias a sus comentarios hemos podido preparar nuestra reunión. Asis la conoció en el BB. Al parecer, le ayudo cuando tuvo que huir de la Compañía. Al salir del bar se la ha encontrado diciendo que unos hombres con pistolas la han amenazado en el servicio de señoras, por suerte ha escapado por una ventana. Asis ha considerado que era mejor sacarla de allí. Yo voto por que se le pueda dar una pequeña explicación y un agradecimiento.-Dijo la que es considerada como una de las mujeres más sexys de la actualidad.

-Señorita Jolines... puedo llamarla Angélica. Mire, entiendo que como actriz este acostumbrada a agradecer a todo el mundo sus esfuerzos, sobretodo desde que lleva esa vida de ayudar al prójimo, pero entienda que nuestro Club es secreto y eso significa no tener contactos con nadie del exterior cuando ejerce de miembro del mismo. Fuera de aquí, puede usted dar las gracias a cada persona que vea.

-Eminencia, puedo llamarle Cardenal Fiogginosto, o mejor Luigi. Entiendo que como secretario del Santo Padre nunca de gracias a nadie que no sea a su Jefe, sobretodo cuando hablamos del que esta en todo, no en el hombre del que usted desea ser sucesor; aquí hacemos votos para todo y no hay fumatas para decir el veredicto, así que vote no y acabemos con esto. Y por cierto Eminencia le agradecería que me trate de usted como señora de Pritt.

-Cómo se atreve! Esta usted hablando con un siervo de Dios como una blasfema! Además con un miembro de la alta curia! Artistas! Siempre son los peores! Ateos! Esa gente no debe saber quines somos por supuesto que mi opinión es un No rotundo!

-Por favor Eminencia cálmese. Recuerde que usted ha empezado a faltarle al respeto. Y usted señorita le ruego que no caliente el ambiente... quiero decir que no provoque... que no haga mas follón... esto...yo digo si.

-Veo que sus programas señor Puertas son un autorretrato virtual: Siempre tan fáciles de quedarse colgados en un bucle. Igualitos a usted. Je,je,je. Yo digo que adelante con las mozas. Doy un sí.

-Oh! Cállese quiere, profesor Oliveira. Que sea premio Nobel de la Paz y de Literatura no ayuda a que sea buen mediador. Y haga el favor de dejar de tocar la lira. Me produce jaqueca. Doy mi sí.- Contesto el príncipe.

-Bueno en mi caso yo no puedo votar. Pero les aseguro que la Señorita K. Daría su visto bueno. Les dejaré pasar.

-Acepto la votación, pero pongo una condición: ese hombre de pijama de papel debe ponerse algo para cubrir sus vergüenzas. Me niego a semejante espectáculo ante mi presencia: que yo le vea a un hombre sus partes intimas es inaceptable... y menos con la señorita presente claro esta.

-De hecho, Eminencia. El señor Urpiano se ha quedado inconsciente en el coche y con la señorita Gema, que es quién le ha recogido, se le ha puesto en la habitación de abajo para que descanse. No lo tendrá que ver ante usted. Como les decía voy a por las señoritas y a por el señor Asis.

Un par de minutos después la puerta se abre dejando pasar a Laura Victoria, Gema, Nerea y Asis, acompañados del señor Wells.
Sus caras se transforman en unos rostros sorprendidos al descubrir quienes se encuentran en la habitación. Las cinco personas que ven son personajes internacionalmente conocidos e influyentes a escala mundial. El profesor Oliveira se desprende de su lira y se pone de pies para recibirles con una cálida bienvenida:

-Señoritas y caballero. Tengo el gran honor de felicitarles por su colaboración y de presentarles a los miembros del Club de las Noches en Vela, organización secreta creada para derrocar a la fatídica Compañía, quién nos engaño para que colaborásemos con ella en calidad de socios de la Junta de la misma. Así pues y aunque creo que nos pueden reconocer fácilmente, je , je, je, les recuerdo que todo lo que vean y oigan hoy nunca podrá salir de este salón. Jamás. Y ahora, si nadie se opone voy a brindar por los héroes de esta noche que con su ingenio, pericia, sacrificio y... agallas nos han salvado de quedarnos sin recuerdos para poder luchar contra la Bestia. Salud!

Todos alzan las copas y gritan salud.

-Disculpen pero no entiendo que hago yo aquí. Asis me ha contado por encima todo lo ocurrido, pero sigo sin entender que hecho yo para merecer todo esto.

-Veras Nerea, has sido una verdadera heroína sin saber quién era Asis le ayudaste escondiéndolo en tu casa. La idea de organizar el karaoke ha sido gracias a tus conversaciones en el blog. Y también le diste pistas a nuestro enlace en Barcelona.

-Pero señorita Jolines, quiere decir que he ayudado a un agente secreto? Pero si no he hablado con nadie. Laura Victoria? Tú eres la espía?

-En realidad, el trabajo de Laura Victoria es de ser nuestro enlace en
Barcelona. Veras, ella nos proporciona los contactos y medios necesarios para cualquier operativo en el sur de Europa. Es una buena agente de nuestra organización.


-Y usted Gema, siento sinceramente la perdida de James; Un buen tipo, al final supo elegir correctamente. Confío en su amor y este no le defraudó. Por eso también merece saber la verdad y estar entre nosotros.

-Gracias Eminencia. Yo también creo que James supo que iba por mal camino y supo rectificar.

Del pecho del señor Wells sale una música irritante. Es su móvil.

-Si...Si señorita los tengo ante mi... si ahora se los paso para que pueda decirles una palabras.... si señorita si me disculpa... Nerea es mi jefa, ella es un miembro más de este Club que va a llegar tarde, pero que esta impaciente para poderos dar las gracias. Toma, habla con ella.

-Si... De nada...Como dice?... si... yo.... debo matarles a todos...!

Ante las miradas atónitas de todos los presentes Nerea se saca una pequeña Uzi de su bolso y apunta a la cara del señor Wells.
Justo cuando su dedo esta a punto de apretar el gatillo se oye un ruido de cristales rotos y el cuerpo de Nerea cae, cual largo es, en el suelo con los ojos en blanco.

En la ventana hay un agujero de bala, al instante junto con otras dos ventanas más, esta se rompen en miles de cristales,cuando tres individuos vestidos de Grupo de Operaciones Especiales entran por ellas ayudados por cuerdas.

-Alto! Qué nadie se mueva! Todos con las manos a la vista y ni un movimiento brusco!

-Asesinos! La habéis matado! Nerea! Nooo!

-Cálmate Asis! En realidad esta dormida. Es un dardo narcotizante. Pero esta otra arma que ven, dispara balas de verdad así que quietos!

-Al! Eres tu! Tenias razón Nerea era Andrómeda yo no lo creí y ahora casi nos mata a todos y luego se hubiera suicidado.

-Quien es ese hombre y sus dos ayudantes?! Que significa todo esto?! Que alguien nos los explique! Exijo una explicación!

-Eminencia, como siempre la gente de misa solo quiere obediencia. Pero el resto queremos lealtad, dígame que pensaran sus feligreses si se enterarán de que usted ha desviado fondos de la Iglesia para financiar a la Compañía? Ahora con esto del Club cree poder limpiar su conciencia, verdad? Pues bien, le voy a sorprender. Sepa señor mío, que usted ayudo a destrozar la vida a muchas personas incluida la mía. No sabe quién soy? Míreme bien ahora.

Me quito el pasamontañas y leo por sus ojos que me ha reconocido. Los otros Musa no me conocen así que para ellos solo soy una posible amenaza.

-Y bien Eminencia no piensa presentarnos. No? Señores del Club me llamo Albert T. Rimbregert, capitán de la Marina Mercante y conejillo de Indias por la fuerza de la Compañía. Mi nombre en clave cuando fui objeto de estudio era: Ulises.

Ahora los cuatro rostros restantes se han palidecido. Si. Conocen la historia, seguro que James la uso para convencerles de que la Compañía no era trigo limpio. James también les debió contar otras historias a parte de la mía. Historias de otros proyectos abominables en donde, al igual que en mi caso, habían usado a personas contra su voluntad como animales de laboratorio.

-Si. Sobreviví al accidente en las fosas abismales del Atlántico, pero no así el Kraken. Ese ser híbrido entre máquina y animal, pereció en las profundidades aplastado por la presión. De hecho, implosionó dejando un rastro de pequeñas motas verdes. Pero tranquilos mi visita ya cumplido uno de mis objetivos: evitar que en su afán por eliminar a sus enemigos, la Compañía no debía causar más victimas entre la gente que quiero. Nerea debía sobrevivir y así ha sido. Solo queda una cosa pendiente. Usted debe de ser el ayudante del traidor, no es cierto?

Me dirijo al único tipo que no reconozco. Lleva un traje caro de los hechos a medida. En sus ojos leo el miedo. No. No es miedo. Es pánico. Sabe quién soy y de lo que soy capaz. En ese instante se le cruza una duda y toma una decisión. Al sacar el arma para dispararme a cometido el error de creer ser más rápido que un profesional entrenado. Kyra le dispara al hombro y le hace caer de espaldas.

-Pero que esta pasando? Por que Wells ha intentado matarle? Y que es eso del traidor?

-Vaya, vaya es así como se llama. Bien señor Wells confiese, porque le voy a decir un pequeño secreto. Su jefe quería que muriese con ellos, recuerde que Nerea le ha apuntado a usted primero. Cierto que podía haberse equivocado e incluso fallado, pero mire. Su jefe es condenadamente listo. Si me permite, su coche es el Mercedes negro clase A que esta aquí fuera, verdad?
-Si.

-Bien, mire que sucede si mi colaborador repite la señal que he sido enviada justo antes de que Nerea se volviera peligrosa y que nosotros hemos “pausado”. Alex me recibes?

-Alto y claro Al. Nerea esta bien?

-Si, chico. Todo esta en orden. Ahora envíame la señal que hemos “congelado”

-No será peligroso?

-Confía en mi. Dale!

Justo en ese momento una explosión destroza el coche aparcado en la entrada.

-Como ven su socio no presente tenia la idea de eliminarles y contarles al resto de Junta de la Compañía que él siempre había sido fiel a la causa. Y para que usted, Wells, no pudiera hacerle chantaje, si Nerea no le mataba... la bomba en su coche lo podía lograr. Dígame el nombre del Musa que falta.

-Es Atenea... Atenea O. Kematapoluvorous.

-La hija de Zeus Orkassis? Dios! La primogénita del hombre que me eligió como cobaya humana y mato a mi tripulación para lograr que la Compañía me raptará? Esa niña que visitaba las instalaciones obligada por su padre para enseñarle como debía mantener su imperio? Debí suponerlo! Y su padre? Vive?

-No. Su hija le mato.

-De tal palo... Cómo?

-Zeus creía que habían sobrevivido al accidente. Se volvió loco. Convenció a la Compañía que crearán un segundo Kraken y le “entrenarán” para bajar en su busca. En uno de los ensayos, Atenea puso un dispositivo que liberaba una neurotoxina. En cuanto bajaron a unos cientos de metros de profundidad, Atenea le mando un mensaje por radio a su padre y el gas se libero.

-Parece que la niña tiene afición por no mancharse las manos y provocar muertes con la voz. Por curiosidad. Que le dijo?

-Padre serás el nuevo Neptuno. Como tu querías.

Mis ojos estan a punto de llorar.pero debo mantener la pose de tio duro. todo ha acabado.Por fin.

-Bien. Esto significa que mi venganza ha llegado a su fin. Señores por mi parte todo esta claro. Si no les importa solo les pido un favor. Sonrían!

En ese momento "Doc" y Kyra abren fuego. Todos los presentes excepto Asis y nosotros tres caen al suelo.

Dormidos.

-Felices sueños. Dime Al, me permites que les reprograme con ciertos toques oníricos?

-Déjate de rollos. Hay mucho trabajo y poco tiempo.Subid al Urpiano. Alex ya sabes que tu también debes estar aqui.Lo prometiste. Donde estas?
Se abre la puerta de salon y aparece Alex.

-Aquí me tienes. Estas seguro que "Doc" sabe lo que se hace?

-Si. Yo ya he sido reprogramado muchas veces por él.

-Y seguro que no me puedo quedar con los recuerdos. Te juro que no los usaré.

-Sabes que es peligroso. Y si quieres de verdad a Nerea, debes dejar que viva tranquila y en paz. Animo chico! Solo es un pinchacito.

Le disparo en la nalga justo cuando iba a replicarme. Buenas noches, Alex. Feliz despertar.

Tres días después.

Tengo el petate listo. Ya me he despedido de todos: "Doc" y Kyra se fueron a “celebrar” la victoria en casa de él. Parece que han conectado. Se les ve muy felices.

Alex y Nerea fueron al BB para recuperar el “tiempo” que se les fue cantando a dúo su canción. Eso fue posible, porque debido a todo el follón del primer karaoke, Laura Victoria decidió que era buena idea hacer un segundo concurso.
Gema olvidó todo excepto que James le envió la carta avisándola de su muerte y que su ultimo recuerdo fue para ella. Sobrevivirá. Ellas son fuertes. De los miembros del Club no se acuerdan de mi existencia, ni tampoco de Nerea o Alex respecto a su participación en este asunto.

En cuanto Asis, prefirió que los de la Compañía ni los del Club supieran su paradero. Yo tampoco lo sé. La última vez que le vi se iba en un coche de lujo aparcado a los pies del cementerio de Montjuïc.

"Doc" con su mala leche, dejó a Urpiano en una suite del Hotel Arts junto con una soldado del Inframundo que tuvo la desgracia de reconocerles cuando iba a dejarlo en su casa durmiendo la mona. Ahora ella no recuerda su paso por la Compañía. Tampoco si ha habido algo entre ella y ese señor con el culo al aire, eso es onírico,"Doc"?

En cuanto a la parricida de Atenea, “curiosamente” alguien llamado Wells le mando una caja de “bombones” desde la cárcel. A la chica le sentó mal tanto “cacao”.

Bueno ya es noche y me encuentro en la escullera del Port Olímpico lejos de miradas de curiosos. Cuando noto que algo se mueve entre las piedras. Es un gato. Pero... parece que esta manteniendo una conversación consigo mismo. Vaya, vaya el mundo es un pañuelo. Ese es Dirky el gato mascota del Bernie II. Mi gato.
El pobrecillo lo usaron antes que a mí para pruebas. Al pobre le causaron un síndrome de personalidades múltiples. Por suerte para él, escapó antes que la odiosa Atenea pidiera ser ella la que administrará la “paz” al pobre minino.
El “minino” le dejo una cicatriz fea en el labio cuando se lo llevaba para casa. Se lo oí decir a uno de los doctores en una de mis “revisiones”.

-Ei, Dirky! Te acuerdas de mí? Soy yo Albert. Espera.

Me inyecto el B2B. En pocos segundos “Veo” a los otros gatos.

-Me oyes ahora “Max”? Te acuerdas haberte llamado alguna vez, “Dirky”?

-Dios, colegas este humano os puede ver y me puede hablar. Que fuerte. Seguro que nos hemos vuelto a tragar esa mierda de pastillas.

-No. Es real no tenemos tiempo, pero si quieres puedes venir conmigo a un lugar que esta lleno de gatitas que seguro que se acuerdan de ti, tigre.

-Ya me acuerdo de todo! Tú eras el capitán del último barco en que vivía! Vamos allá! Dónde esta el barco?

-Oh, eso.Espera un momento.

Me quito el arete de la oreja y me lo clavo justo en el centro del tatuaje. Ese momento en el centro de la herida aparece un pequeño destello verde. Ese es un Led que me pusieron para saber que he conectado el emisor. Pongo la mano en el agua y espero.

-Tío estas mal de la azotea. Pero que haces?

-Llamar a un taxi. Aunque puede que tarde.

En medio de la laguna que se forma entre la escullera y las rocas de protección aparece una sombra gigantesca que se va acercando a la superficie.

-Colega que es eso?

-Te presento a Kala. Es un Cyborg mitad animal, mitad máquina. Antes le llamaban Kraken.

De la sombra emerge un objeto que recuerda el cuerpo de una manta sin cola, en medio del cuerpo hay una cabina de cristal que se abre. Se oye una voz metálica:

-Hola, Al has tardado en llamar. Todo en orden?

-Si, pequeña Kala todo en orden. Te presento a uno de tus progenitores. Gracias a “Dirky” tu tienes redes neuronales.

-Que fuerte! Esa “cosa” habla.

-Y también discute. Nos vamos. Debo encontrar a una chica para devolver algo que perdió.

-El qué, Al?

-Su memoria y mi amor, Max. Nos vemos Barcelona. Vamos a buscar a Kat.

El Capitán Albert T. Rimbregert y su gato Max ,“Dirky”, Conciencia, Black y vete a saber cuantos nombres más, entran a bordo del Kala.

Segundos después el mar vuelve a parecer un sitio oscuro en contraste con la ciudad Condal.